www.flickr.com

domingo, 28 de febrero de 2010

Refranero popular.

Comenzamos con nieve, seguimos con días de sol, pasamos de la lluvia normal a la torrencial (arco iris incluido), llegamos a la ciclogénesis y terminamos con un día de playa.


PD: Febrerillo loco.
PD2: Y ahora toca Marzo ventoso; difícil lo tiene para superarlo.

sábado, 27 de febrero de 2010

La casa de las puertas abiertas.

No era un bar, pero tenían un café soberbio; no era un restaurante, pero daban de comer como en casa. De siempre, leía en mis libros y mapas de montaña (Luis Pedro Peña Santiago, Imanol Goikoetxea, ...), que las clásicas de Aralar comenzaban en el Guardetxe. Su letrero lucía invariable con los años, "Casa forestal de Aralar", y la visita, tras la ruta, mantenía la misma temporalidad.

Un asomarse a la cocina de la casa para pedir; un café con leche de puchero; un chorizo mantenido al calor de la olla; un caldo cuando el frío apretaba y mordía los huesos; una mesa junto al fuego encendido; sentimientos infantiles en mis niños de ser auténticos montañeros.
Ayer, leo la noticia de la muerte de Nicolasa Amorena, guardesa del Guardetxe de Aralar. Desde el año pasado, cuando cerraron sus puertas por ruinas, derribándolo poco después, no hemos ido por allí.

Creo que ya es hora de volver.


PD: Aunque tiraran la casa, las puertas del monte siempre estarán abiertas.
PD2: Aunque la vuelta será un poco más dura.

domingo, 21 de febrero de 2010

Por las bravas.

Leo el sábado algo sobre la vuelta de Jesulín de Ubrique al ruedo. No lo hace por dinero, no lo hace porque tenga nada que demostrar. Necesita sentir de nuevo al toro, vuelve por las bravas*.

Se esperan fuertes rachas de viento en la ciudad. El alcalde cierra los parques como medida de precaución. Sin decir más, así, por las bravas.

Nos encontramos con Aitor y sus aitas, Pedro y Mari Carmen. Damos un paseo por lo viejo y terminamos en La mejillonera. Entramos. Por las bravas.


*Las reses bravas.
PD:Puede ser por las bravas, con mucho, o por las bravas, con poco.
PD2: Picante.

domingo, 14 de febrero de 2010

Viudas y huérfanas.

El jueves, Alber Vázquez, presentaba su nuevo libro "Mediohombre", y Ander era el encargado de presentar al presentador. El lugar, la catacumba bajo la biblioteca central. Allí estuve.


Charlé con Ander antes, y le escuché después; también a Alber, a quien no conocía, y que se explayó a gusto sobre la novela y la figura de Blas de Lezo. Nos situó en el contexto histórico y la forma de entender en aquel tiempo el hecho de ser militar (todo el tiempo, todos los días); habló del protagonista; del libro; y descubrió el final, los ingleses pierden, Lezo muere.

Pero es una novela histórica, o una historia novelada, y no dijo nada que no supiéramos. Bueno, nada que no se supiera porque, reconozco, yo no conocía nada de la batalla en cuestión, y lo poco que sabía de Blas de Lezo era incorrecto; el individuo nació en Pasajes, revelando una respuesta de Trivial que hubiera fallado.

Al terminar, cruzamos la plaza de la Consti, comprobando la fría acogida al carnaval donostiarra (más gente en el escenario que en la plaza), y entramos en el Tamboril (segundo bar de Donosti donde no se puede fumar). En grata compañía, disfruté de una amena y divertida charla sobre viudas y huérfanas, entendida en el contexto de periodistas, escritores y editoras.

PD: Viudas y huérfanas, hacen referencia a la última línea de un párrafo que queda sola al principio de una página, y a la primera línea que queda sola al final, y que se corrigen para que el texto de un libro resulte agradable a la vista. También hay un hecho, que quede una línea en blanco en la vertical, entre las palabras de un párrafo, que no se como se llama, y que tampoco queda muy bien.
PD2: El primer bar donde no se pudo fumar en Donosti, fue La Viña.
PD3: El sábado compré el libro, aplicando las enseñanzas de Ander: "Si el autor está vivo y tiene familia, compra el libro; si no, cógelo en la biblioteca".

sábado, 13 de febrero de 2010

Frío, frío.

Desde que, de pequeño, jugaba a esconder cosas, no oía tanto repetir esa palabra: "frío". No solía ser muy bueno o, tal vez, mis hermanos eran muy malos pero siempre era "frío, frío".
Ayer hizo frío, hoy hace frío, mañana... frío, frío.

_Buenos días, Maite- saludo a mi panadera; acaba de subir una cesta de panes calientes que hacen desear quedarse a charlar.
_Buenos días- me contesta dándome una barra ancha. Hoy hace frío, frío ¿verdad?
_Afuera sí-le digo; y me voy.

Me acerco con Asier al kiosco de la Avenida; la revista del sábado. La kiosquera son unos ojos y una nariz roja tras una nube de vapor.
_Menudo frío que hace hoy; pero frío, frío- dice, sonriendo con la mirada, aunque una lágrima helada se le escapa entre las gafas.
_Y tanto- respondo; y nuestros vahos se juntan de una forma un tanto promiscua.
Ocho horas quieta, vendiendo revistas al aire libre, colocan a su oficio como número dos en el ranking de trabajos ímprobos.

Acortamos el paseo, y volvemos por la calle Garibay. Pienso en los trabajos que cambian su estatus dependiendo de las condiciones climáticas. Llegamos al cruce con la calle Peñaflorida y veo la mercería-corsetería-camisería que ostenta el primer lugar en el ranking antes citado. En esta esquina, desde que tengo uso de razón, siempre está elando.


PD: Desde 1860, atendiendo a su selecta clientela; "El Andorrano, enaguas finas para señora y camisas de seda para caballero".

martes, 9 de febrero de 2010

Cumbres y educación.

Pertenezco a un pequeño Clan, en una aldea que es capital de una comarca, conocida por su amor a la montaña. Nuestros montañeros han viajado mucho, y han ascendido a las más variadas cumbres. Desde pequeños, les enseñamos a respetar el terreno que pisaban; a no dejar más huella que las de sus botas, allá donde iban; a integrarse con los habitantes de la zona que visitaban y compartir sus conocimientos y experiencias.
Cuando organizamos una expedición, compramos comida, contratamos guías, dormimos en los albergues, del lugar desde donde partimos en busca de la cima que pretendemos llevarnos a casa. Si las costumbres así lo indican, evitamos mancillar la cumbre con nuestras banderas y abalorios. Sabemos que el esfuerzo es importante.

Nunca supuse que la moneda me sería devuelta de esta manera.

Desde hace tres días, unos extranjeros han venido a mi aldea. La han ocupado, han modificado nuestras costumbres, pero no les he visto comprar en mis tiendas, no han comido con nosotros, no han visitado mi pueblo.
Por contra, han venido con sus propios guías; han hecho la Cumbre en La gran montaña blanca, que se alza en nuestro territorio; y han colgado su bandera en lo más alto.

Días oscuros se ciernen sobre nosotros.


PD: Es que el invierno está este año que...
PD2: Mucho ministro comunitario en el Kursaal, pero traen sus coches, sus guardaespaldas (como armarios), y van y vienen a toda velocidad al Hotel Maria Cristina. ¿Y los pintxos? ¿Se van a ir sin catar el revuelto de hongos de La viña? Bah, sea uno ministro para eso.

domingo, 7 de febrero de 2010

Caldereros de la Hungría.

El primer sábado de febrero, como cada año desde hace... los caldereros de la Hungría recorrieron nuestras calles cantando, divirtiéndose, divirtiéndonos. Una vez más, loaron la belleza de nuestras mujeres y paisajes, y demostraron que los donostiarras no sólo sabemos atizar a tambores y barriles con las baquetas; las sartenes también recibieron lo suyo con los martillos.

La reina de los caldereros (derecha), dando lumbre a su veguero, y el jefe de la tribu, con su portátil y ligero tas.

PD: Menos mal que llegan el sábado y de noche porque, el domingo por la mañana, la parte vieja no es un paisaje hermoso, y la beldad de la foto habrá perdido parte de su encanto (si no todo).
PD2:Y sin embargo, el propio carnaval casi ni lo celebramos porque lo de los disfraces y batucadas no van con nosotros; en fin.
PD3: Pulsa más abajo para oír lo que grabé en la calle (no se oye muy bien, pero no tiene copyright, ni nada de eso).


lunes, 1 de febrero de 2010

Capicúa.

01.02.2010

PD: Me he dado cuenta al verlo en el coche.
PD2: Sin más, para sonreír un rato.

Calendario febrero.

Esta vez soy puntual a la cita; aquí os dejo el calendario de febrero.


La pregunta de dónde está sacada no viene mucho a cuento aunque tengo una anécdota muy picante que no voy a contar en este momento.

PD: Recordad, si el restaurante es oriental, el puré verde no es de aguacate. No os lo metáis de golpe en la boca.
PD2: Un clic en la foto para descargarla en tamaño grande para imprimir.