www.flickr.com

viernes, 30 de diciembre de 2011

Tres, seis, dos.

Tres platos, seis piñones, dos centímetros...


... para tocar el suelo con los pies.

PD: Aunque cuando se bajó, tampoco lo tocaba.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

"Realitys" de ETB.

Hace un tiempo, me enteré de que la hermana de un amigo participaba en un programa de la ETB: El conquistador del Aconcagua. Es uno de esos en los que parten de un grupo variopinto de personas y las van seleccionando/eliminando con diversas pruebas. La diferencia con otras historias de ese tipo es que, en este caso, el premio consistía en subir al Aconcagua; y con Juanito Oyarzabal para más señas. Obviando lo que de espectáculo conlleva todo el montaje, nos enganchamos al programa e incluso nos apuntamos a la web para recibir las novedades, etc.

Hace unas semanas recibí un correo electrónico. En él me ofrecían participar en la preselección para un nuevo "reality"(sic). Me remitían un cuestionario. Lo comenté con Nieves y lo mandé; por curiosidad, no es que tuviera la más mínima intención de meterme en ese tipo de historias, pero bueno. Al poco (y tan poco, dos días), me contestaron que estaba entre los candidatos. Tenía que ir a realizar el control físico a Anoeta un sábado; también había más días, en Bilbao, Vitoria y Pamplona.

Todavía no me habían dicho de qué iba el programa, sólo unas líneas. Era algo similar a lo que habían hecho hasta entonces, tipo monte/aventura, pero con otros alicientes. Bueno, un poco sí que me intrigaba. Así pues, el sábado en cuestión fui, a las nueve de la mañana, con Nieves y los muchachos, a Anoeta para que vieran a su padre en acción.

Las pruebas físicas consistían en correr un kilómetro; flexiones con los brazos, colgado de una barra; flexiones con los brazos, tumbado en el suelo; abdominales; y correr en bicicleta estática conectado a un chisme y a una máscara que te controla pulsaciones y no sé que más.

Menudo ridículo.

El tiempo establecido para el kilómetro terminó cuando no llevaba ni la mitad (y ya me había parado una vez); las flexiones con los brazos... digamos que entre cero y ninguna; las del suelo fueron mejor, unas veinte en el tiempo establecido; los abdominales también veinte (aunque me dieran más tiempo). Con la bici, lástima que no dejaran pasar a la familia porque creo que no me fue mal.

Tengo que decir que, en realidad, el ridículo no fue tan grande. Supongo que habían organizado las horas y la gente para que el nivel físico fuera más o menos similar y no nos deprimiésemos. Conmigo había un montón más de cuarentones, la mayoría de ellos con mi aspecto o sensiblemente peor. Bastantes se fueron fue tras la prueba del kilómetro y alguno más antes de pasar a la de la bici.

Antes de irnos, nos reunieron a los que quedábamos y nos explicaron en qué consistía el show. También nos hicieron firmar un documento de confidencialidad de manera que, hasta que recibiéramos los resultados, no podíamos comentar nada. Una vez conocidos podíamos hablar del tema porque ya habría salido anunciado en la tele.

Hoy he recibido los resultados; no estoy seleccionado. El motivo, no cumplo del todo el perfil. Hasta ahí bien, pero la explicación es... ¡porque estoy demasiado sano y delgado!

Como el papel que firmé ya no vale, os explico de qué va el programilla. Se trata de algo similar a lo del Conquistador pero con gente obesa y de pésima condición física. Durante el mes de julio, estarán en la zona de los Alpes, siguiendo una dieta de adelgazamiento y un entrenamiento en montaña. Dicen que la gente estará controlada en todo momento por médicos, dietistas y nutricionistas. Lo más gordo, con perdón, es que el ganador será el que más peso adelgace y consiga una mejor forma física.

En fin, menos mal. Evitaré hacer más comentarios hasta mañana. Estad atentos a la tele y veréis de qué va todo este asunto.

PD: En realidad no es el que más peso adelgace, sino el que más reduzca su IMC.

ACTUALIZACIÓN: Feliz 28 de diciembre.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz Navidad.

Feliz Navidad.


"Que la Amistad guíe nuestros pasos".

PD: Y próspero año nuevo.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Tradiciones.

Como cada veintiuno de diciembre, la feria de Santo Tomás monopoliza el menú diario: txistorra en bocadillo, txistorra con huevos y patatas fritas, huevos con txistorra y sin patatas,... sólo se libra el desayuno (y por los pelos).

Damos la bienvenida al invierno y, en la familia, mantenemos las tradiciones. Montamos el árbol, el nacimiento, adornamos la casa y, el que suscribe, vuelve a pelearse con lo de siempre.


También es tradición prometer que no volverá a pasar.

PD: Menudo montañero estoy hecho. A ver quién quiere ir conmigo en cordada.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Largo camino hacia Zuni Pueblo.

El miércoles, asistí a la presentación del nuevo libro de Alber Vázquez, Largo camino hacia Zuni Pueblo.



Es Alber escritor de buenas novelas; novelas que da gusssto leerlas (así, con esa ese larga); novelas en un contexto histórico largamente documentado sobre el que construye su narración.

En esta ocasión, la trama se desarrolla, geográficamente, en esa zona de América que tan bien conocemos de los western. Es esa época anterior a la llegada del blanco anglosajón, mucho más blanco que el blanco español, quien más bien tendría un tono más curtido. Aún no estaba John Wayne, aunque sus habitantes ya eran, todos ellos, feos, fuertes y formales (que diría Loquillo). Españoles de sangre mezclada que buscaban su sitio en una tierra inmensa. Lo mismo negociaban que peleaban con decenas de tribus, quienes también tenían sus más y sus menos entre ellas. Vivir, matar, morir, vamos lo que se dice irse apañando hasta que llegue tu hora.

Comparaban el estilo de Alber en este libro con las novelas de a duro que, en otra época, vendían en los quioscos: indios, vaqueros, tiros,... Una literatura actualmente dignificada (con tapas duras y todo), si bien siempre habrá quien la mire de soslayo mientras pasea bajo su brazo las quinientas páginas del último best seller (su autor favorito, seguramente).

Begoña del Teso acompañó a Alber en la presentación, lo mismo que Ander, yo mismo y un grupo selecto de donostiarras que no hicimos caso del temporal y que disfrutamos, y compramos, el libro. Por cierto, tras Resiste Tucson, éste será el segundo libro de una trilogía, tetralogía o hasta donde llegue o le dejen llegar.

Yo ya tengo el mío, dedicado por el autor. Como futuro regalo de Navidad, no puedo comentarlo pero, habiendo leído sus dos anteriores, lo sufro con ansia.

PD: Alber, como todos nosotros, gusta de comer caliente, así que os recomiendo que compréis el libro.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Rutas pirenáicas.

Llegado el puente de diciembre (el del nueve, no el acueducto), dirigimos nuestros pasos a los pirineos, a Guasa, cerca de Jaca. Nuestros amigos ya llevaban allí unos días, y nos recibieron con los brazos abiertos y la casa caliente.

Atesorábamos en la mochila varias rutas. Durante una reciente cena, nuestro sherpa, me había comentado una pequeña selección, teniendo en cuenta el largo currículo de los montañeros del grupo: el ibón de Estanés, Canal Roya (hasta ver el ibón de Anayet) y el Pico de los monjes.

Documentadas las excursiones, el primer día caminamos hasta el ibón de Estanés desde Francia. Algunos riachuelos, un bosque de hayas, unas pocas manchas de nieve donde jugar, un par de rebecos y un regreso por campas herbosas; buen balance para poner las piernas a tono.



El segundo día reestudiamos la ruta; el canal Roya se nos iba a hacer muy largo. Hay que tener en cuenta el horario de invierno y las pocas horas de luz; el no madrugar, tampoco ayudaba demasiado. Así, mantuvimos el destino, el ibón de Anayet, pero modificamos el acceso, desde la estación de esquí de Formigal-Anayet. El cielo no se mostraba tan propicio y el valle era más angosto que el día anterior con lo que hacía más frío y la nieve pisada era más hielo que nieve. Durante varios largos, los niños fueron de la mano y el tiempo se fue estirando. Así, llegados a un punto de rocas cómodas, renunciamos cuando ya teníamos el collado a la vista. Mientras algunos comíamos y dejamos efímera constancia de nuestra presencia, otros se acercaron a un ibón cercano de nombre desconocido.



De reojo, vimos a una cuadrilla de chavales intentar bajar por las rocas heladas a las que habíamos renunciado. Cuando estuvimos de regreso en la estación, llegaron detrás nuestro. Hicimos bien, tardaron tres cuartos de hora, atascados en el paso.

El tercer día amaneció con una sobrecarga muscular de Adolfo. La ascensión al Pico de los monjes no parecía una invernal apropiada para los chavales. La opción de esperar en el ibón de Escalar (éste sí accesible) se perfilaba como aceptable pero por un lado el lesionado y, por otro, que no nos parecía correcto partir el grupo (y esperar un par de horas helándose en el ibón), hicieron que Nieves y los niños se quedaran a explorar los territorios cercanos a la casa.

Comenzamos la ruta desde la estación de Astún. El camino, aunque obvio, no estaba marcado en ningún momento. Nos cruzamos con un nutrido grupo de padres de familia con sus respectivos vástagos, descendiendo del ibón. Al llegar, pudimos ver sus rastros en la superficie helada. ¡Cuántas piedras!

Continuamos hasta el collado desde donde la vista del Midi d'Ossau nos cortó la respiración.



Seguimos subiendo. Llegados al corredor que daba acceso al pie del pico, Fitxi y Rebeca optaron por no continuar. Yo seguí con Ainhoa y Rafa pero, tras cruzar el paso helado, decidí que prefería sacar las fotos desde abajo y volví sobre mis huellas.

El resto del fin de semana fue un compensar el frugal bocadillo montañero con una deliciosa cena y disfrutar de una buena charla y grata compañía al calor de la chimenea.

PD: Espectacular el Midi del oso.

sábado, 3 de diciembre de 2011

La noche de la marmota.

Como en la película de Bill Murray, el viernes, en la sociedad de Iñaki, repetimos la cena de hace un par de meses. El mismo número de comensales; la misma proporción de hombres y mujeres, aunque Asun sustituyó a Rosa (el "mismo" número de letras en ambos nombres); los mismos primeros platos, revuelto en ambos casos (que fuera de morcilla no es trascendente, aunque sí imponente); guiso de cerdo de segundo, aunque de diferente parte (jamón versus costilla); tarta de hojaldre de postre. Ligeros cambios entre ambos días.

La conversación fue igualmente agradable y el debate sobre el mismo tema volvió a ser acalorado; octubre, los índices pluviométricos y la percepción subjetiva del clima. La diferencia con la primera cena fue sutil. Esta vez salió a la luz documentación, rápidamente diseccionada (a cachos para más señas) y resumida por uno de los ponentes, ofreciendo su particular interpretación de la misma. El debate fue decayendo en tanto que la noche y la digestión avanzaban, no llegando a ninguna postura común más allá de la deseable horizontalidad.

Amistad, conversación, gastronomía. Más allá del colesterol y de los picos de glucosa, tampoco pareció un mal día para quedarse atrapado.

PD: Ángel se acordó de la colección heredada de chapas de Asier y nos obsequió con un puñado de ellas; con sus respectivas historias.


PD2: En primer plano, la de la mejor cerveza; a su derecha, la de cereza, otro descubrimiento.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Calendario diciembre.

Ya se percibe el eco de la Navidad: los villancicos, el soniquete de la lotería, el ruido del papel de regalo, las campanadas de año nuevo, los martillazos en la mesa...



PD: ... al partir el turrón del duro.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Mitos.

Desde que tengo uso de razón gastronómico, he oído hablar de los crepes de la madre de Ricardo. Decían, los que habían tenido el privilegio de probarlos, que te hacían pasar a un nivel superior, que te llevaban al éxtasis, empleando productos dentro de la legalidad. La buena mujer los obsequiaba a los amigos que acudían a su casa pero la suerte (la mala) hizo que nunca hubiera cuando iba yo (bueno, son seis hermanos, era normal). Poco a poco, los crepes de la madre de Ricardo, pasaron a formar parte de la mitología gastronómica, junto al bocadillo de txistorra frita que no repite y la cazuela interminable de cangrejos con tomate.

Pero el sábado, ese mito, cayó.

Ricardo, Rober, Joselu y yo, quedamos para comer, charlar, ver los cambios que Ri ha hecho en su casa y, en fin, para hacer esas cosas que hacen los amigos de toda la vida: construir una burbuja temporal aislada de las preocupaciones del día a día.



Y allí estaban, rellenos de crema y chocolate, de chocolate y crema, plegados en forma de cuadrante, blancos y dorados. Comimos cuatro, un círculo perfecto, a semejanza de las cinturas de varios de los presentes. Terminó el mito de los crepes de la madre de Ricardo para entrar, de pleno derecho, en el Olimpo de los platos únicos e irrepetibles.

PD: Gracias, Ricardo, gracias a tu madre.
PD2: Cuatro, cada uno.

sábado, 26 de noviembre de 2011

El mejor día.

Últimamente, Asier y yo, salimos a pasear la tarde de los viernes. Es un paseo exclusivo, sin hermano ni madre; para hablar de nuestras cosas. Él me cuenta, yo le cuento.

Entramos a comprar un décimo de Navidad.
_¿Lo eliges tú, Asier?
_Sí, vale.

La lotera saca un fajo de números.
_¿Cuál quieres, majo?
_Que tenga un siete... ¡Éste!
_Toma, ¿quieres un chupa chups?
(Asier me mira)
_Aita, ¿puedo?
_Sí, anda.
Pasa a cogerlo y sale dando las gracias.
_Aita, ¿nos lo han regalado?
_Sí.
_¿Por qué?
_No sé, porque serás muy majo.

Seguimos paseando y tenemos una urgencia. Entramos en unos baños que acaban de limpiar.
_Mmm, ¡qué bien huele! Aita, aquí huele muy bien. ¿Qué olor será?
El limpiador, que acaba de terminar, le mira y le dice:
_Es canela.
_Jo- dice Asier. Pues sí que huele bien.

Estamos cerca de la tienda de mi amigo Antton. Es una imprenta en un sótano, pero tiene papelería a nivel de calle.
_Aita, ¿podemos pasar por la tienda de tu amigo a ver si tienen de esas pinturas que te dije?

Este año pinta en el cole con unos lápices que luego se convierten en acuarelas. La verdad es que no las conozco.

_Bueno, vale, pero las pides tú.
Cuando entramos, se explica perfectamente y la señora le entiende a la primera. Nos enseña varias cajas y nos quedamos escogiendo. Antton se asoma y charlamos los tres un rato. Al tiempo, salimos con las pinturas en la mano y la promesa de enseñar a nuestro amigo los resultados. Volvemos a casa.

_Aita, ¿sabes? Hoy es el cuarto mejor día de mi vida.
_¿Cómo?
_Sí, a la mañana me he encontrado una peonza (es una pieza de un mecanismo que puede girar); luego he elegido el número de la lotería y me han regalado un chupa chups; el señor del baño me ha dicho qué olor era ese tan rico de la canela; y luego hemos encontrado las pinturas que buscábamos.



Me hago la pregunta obvia.

_Asier, ¿y cuáles son los otros tres mejores días?
_Pues el primero cuando nací yo.
_¿Y eso?
_Porque si no nada de esto estaría pasando.
_¿Y te acuerdas?
_Sí, por las fotos y porque me lo contaste tú.
_¿Y los demás?
_Pues el segundo cuando nació Aimar, porque si no me aburriría mucho. Y el tercero, cuando fuimos al monte.

Le estampo un par de besos mientras pienso con qué poco se conforman algunos. Aunque, bien mirado, no sea tan poco.

PD: Pienso en mis mejores cuatro días.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Ejercicio de imaginación.

Supongamos un niño de ocho años, recién cumplidos, que cursa tercero de primaria. Supongamos también que el chaval lleva yendo al monte con sus padres antes incluso de tener uso de razón. Y ya puestos a suponer, supongamos, por fin, que ha plantado por aquellos montes alguna que otra bellota de roble, amén de haber sembrado, recolectado, cogido, arrancado, comido, más de una, y más de dos, plantas, castañas, ramas, flores y cerezas.

Con estos supuestos, hagamos un ejercicio de imaginación. Pongamos al chico frente a la siguiente pregunta de examen:

_¿Cómo se extienden las plantas por el campo? (ordena)

a.- Las semillas echan raíces y crece una planta.
b.- Las semillas caen al suelo.
c.- Las flores producen semillas.
d.- De la planta salen flores.

Aplicando sus conocimientos, responde a la misma de la siguiente manera:

1.- Las semillas caen al suelo.
2.- Las semillas echan raíces y crece una planta.
3.- De la planta salen flores.
4.- Las flores producen semillas.

Sigamos imaginando que, cuando lleva el examen a casa, el niño está desconsolado; la respuesta está mal. La profesora ha ordenado las respuestas de la siguiente manera:

1.- De la planta salen flores.
2.- Las flores producen semillas.
3.- Las semillas caen al suelo.
4.- Las semillas echan raíces y crece una planta.

Digamos que el padre repasa la pregunta y la respuesta. En realidad, no está redactada en su idioma materno y teme confundirse. Pero, no, la respuesta es correcta.

Imaginemos que el padre dice a su hijo que se lo haga saber a la profesora; tal vez se ha equivocado. Si le pregunta, que le comente que la vida es un ciclo continuo y sin fin.

Pongamos que el niño vuelve del colegio e, interpelado por el padre sobre cómo le ha ido, le responde que se lo ha dicho a la maestra y que ésta le ha contestado que lo tiene mal. El padre pide explicaciones y recibe la siguiente respuesta:

"La andereño me ha dicho que está mal porque no lo he puesto en el orden en el que lo vimos en clase".

Y ya está.

Sé que ha sido difícil seguir el hilo, pero he pensado que era más fácil imaginarlo que creerlo.

PD: ¡Desde que las fanerógamas dominan el mundo de las plantas vasculares, el ciclo de la vida ha seguido intacto por los siglos de los siglos!

martes, 15 de noviembre de 2011

Apocalipsis VIII.

Más señales del Apocalipsis:
Dejan de cumplirse las leyes de Murphy.


PD: A puntito he estado de no comérmela.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Marc II (El retorno).

Dos años después de su primera participación, Marc volvía a la Behobia-San Sebastián con muchas esperanzas. Qué menos después de aquella merecida medalla de bronce.

Pero algo había cambiado desde tan memorable actuación. Quizás fuera porque Ander no estaba en la recta de Lezo, tal vez porque sus padres no pudieran venir, puede que ya no hubiera elementos contra los que luchar (salvo tres etíopes como tres juncos), ... El caso es que no pudo revalidar su puesto, aunque su actuación fuera digna de un campeón. Cada uno, lo que es; independientemente de su clasificación.

Esta vez no sabía a qué hora pasaría por el puente. Además, con el viento sur, la gente abarrotaba las aceras, impidiendo la seguridad de una buena toma. Así que busqué un lugar más apartado y preparé la cámara para un barrido. Es una técnica difícil. Si sale mal, no hay recuperación posible, pero si sale bien...



Tras la carrera, quedamos con Marc y Mònica, que venía con Iñigo, Joana y el pequeño Manel, que cuenta su existencia por días. Cruzamos varias llamadas porque era imposible localizarlos entre tanta multitud.

_Yo: ¿Sí?, ¿Mònica?
_Marc: No, soy Marc.
_Yo: ¿Dónde estáis?
_Marc: Pues no sé el nombre de la calle.
_Yo: Dime por lo menos alguna tienda que veas.
_Marc: ¿Te suena la peluquería "Azul"?
_Yo: ¿Peluquería? ... Anda, pásame con Iñigo.

Charlamos un rato, hablamos de sus planes de futuro, conocimos a Manel, jugamos con Joana, y nos despedimos hasta el año que viene o hasta una fecha más cercana en Kenia.

PD: Grande, Marc.
PD2: ¿Peluquería?

sábado, 12 de noviembre de 2011

Cosas que importan a los ocho años.

Jugar, Aimar, la ama, pasear con el aita (solos), el cole (?), ser bueno, decir la verdad, la Naturaleza, no hacer daño a los animales, no hacer daño a las plantas, pintar, nuestra familia, el judo, patinar, jugar al fútbol, jugar con mis amigos Aitor, Amaia y Xabier, andar en bici con cambios de marchas (la de Aitor),...


PD: Feliz cumpleaños, Atxerito.

Actualización:

Como regalo, juguetes para su edad.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Veranillo de San Martín.

Los últimos días, cruzo con los amigos diversos correos electrónicos con temática meteorológica. ¿En qué mes llueve más? Pero ¿llueve más días o más cantidad? Las partes implicadas mezclan buceo internetero con experiencia y memoria (selectiva). Noviembre comienza con unas trombas de agua demostrando que, los pretendidos estudios meteorológicos, no son más que un mero ejercicio de estadística. La memoria popular añade la guinda, estamos en pleno veranillo de San Martín.

Y con este calor, vuelve Marc a la Behobia-San Sebastián, dos años después.



PD: Marc, ¿a qué hora pasarás este año por el puente?

martes, 8 de noviembre de 2011

Hugo.

Hugo, el gato de mi hermano Miguel, ya no está con nosotros. El motivo, una alergia. Tenía once años, el pelaje suave y el carácter áspero. No sé si habrá pasado a mejor vida, lo que si deseo es que descanse en paz.


Bueno, he releído el texto y quizás haya quedado algo equívoco. El caso es que Hugo ya no está con nosotros, sino con los tíos de Elena, la mujer de Miguel. La pobre tenía alergia al animal y no hubo otra solución que el traslado. No sé si donde vive ahora estará mejor, porque hay otro gato que no parece muy dado a hacer amigos.
Hugo estaba acostumbrado a no moverse demasiado y ahora, viviendo en el campo, espero que no tenga demasiadas agujetas y descanse tranquilo y en paz.

(la foto es de Miguel)

PD: Es que después de hacer mucho ejercicio, no se descansa bien; dicen.
PD2: Hasta la vista, Hugo; miau.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Retorno a Santurde.

Este último puente, visitamos unos días Santurde. Hospedados en casa de Iñaki y Mari Carmen, disfrutamos con los niños (los nuestros, los suyos y el de Pedro y Mamen), de raquetas, fútbol, excursiones y del recién importado Halloween.

Fuimos de compras al súper cercano, en concreto al campo. Las nueces estaban tiradas por el suelo, pero no nos importó.



Como tampoco lo hizo el que los racimos de uvas, aun alineados en sus cepas, hubiera que arrancarlos con cuidado.



Una excursión descubriendo flores secas dio por terminado el puente de este año.



Pocas fotos para un otoño avanzado pero que no llega.

PD: Inútil luchar contra una fiesta con disfraces y chuches; se veía venir.
PD2: Premio para quien sepa de qué son las flores secas.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Calendario noviembre.

Noviembre, ya.



PD: Habrá que empezar a pensar en el calendario del año que viene.
PD2: Si ustedes gustan.

viernes, 28 de octubre de 2011

El puente fantasma (por tierras del Vasco Navarro).

Termina octubre con dos puentes. El primero, recién construido, lo aprovechamos para recorrer salpicadamente la vía del Vasco-Navarro. Así, Ainhoa y Rafa, Adolfo, Loli (con visita de médico), y nosotros cuatro, bicicletas y carritos en ristre, disfrutamos de un puente fantasma por tierras alavesas y navarras.



El primer día, partimos de Otazu para llegar al túnel de Laminoria. El túnel está actualmente abandonado y con peligro de derrumbes, aunque la puerta está abierta. Y digo bien, puerta, porque, como un ciclista-bombero que nos cruzamos nos dijo, el túnel estuvo inundado un tiempo para captar agua potable, cerrándolo con portones a ambos lados. Aún quedan los carteles que lo indican.

Los demás días, asentamos nuestros reales en Santa Cruz de Campezo, en el hostal Ibernalo, junto al santuario homónimo. Desde allí, un día hacia el oeste, otro hacia el este, recorrimos la ruta del tren.

Hacia el este, hacia Atauri, cruzando puentes sobre la autovía y llegando a antiguas estaciones desiertas.



Y hacia el oeste, hasta Ancín, perdiendo el camino en algún que otro tramo; nada preocupante si hay lugareños por la zona.



El otoño nos llegó subidos a las bicis; frío, calor, sol, lluvia, vendavales. A lo largo de la ruta, llegamos a pueblos que pueden considerarse fin de etapa, apeaderos abandonados y zonas donde la vía ha sido ocupada por sembrados. Cruzamos bosques, tierras de labranza, puentes, más puentes y algún que otro viaducto.



Dejando aparte que íbamos cinco amigos y dos niños de los movidos, la sensación de soledad fue grande. Salvo el primer día, casi no nos cruzamos con nadie. El nuevo puente no parece haber arraigado e, incluso, tuvimos problemas para encontrar un sitio para cenar que no fuera nuestro hostal (también vacío desde el domingo). Menos mal que no somos de mal conformar y encontramos un sencillo lugar donde nos sirvieron berenjenas rellenas, potaje de lentejas, patatas rellenas, macarrones con tomate, carnes, pescados y postres varios. También había menú de sidrería, con medio pollo con ensalada y tomate, pero últimamente ya han muerto demasiados pollos por nuestra causa y creímos que era momento de darles una tregua.



Muchos kilómetros en bici, más duros al subir que al bajar; una pequeña lucha contra los elementos, con excursión montañera abortada incluida; conocer nuevas tierras cercanas; disfrutar de cuatro días entre amigos. Buen bagaje para un puente fantasma.

PD: Salpicadamente en todas sus acepciones, porque no la hicimos en orden, ni entera, ni seguida y, además, estuvo lloviendo algún que otro día.

jueves, 20 de octubre de 2011

Un día para recordar...

... y no olvidar.

PD: Eta: (eusk.) conjunción copulativa para unir palabras o cláusulas en concepto afirmativo. En castellano se traduce como "y".
PD2: Ya no hay más acepciones.

martes, 18 de octubre de 2011

Carencias.

Brise "un toque"; Air wick, de Wizard; Ambipur "tri-evolution". La televisión está llena de publicidad para aromatizar nuestros hogares. ¿Acaso las casas huelen peor que antaño? Tal vez sea porque no huelen a nada, tal vez sea porque ahora llamamos mal olor a lo que antes no nos molestaba.

Hoy día, las campanas extractoras, las puertas cerradas de la cocina, la comida de microondas,... nada escapa del lugar donde se forja gran parte de nuestra memoria olfativa. Recuerda lo olores de tu infancia. Al llegar a casa, lentejas, pollo asado, tortilla... Nada evoca más que un bizcocho recién hecho.

Todos los artefactos elimina/cubre olores intentan suplir esa carencia de calor que una casa inodora produce. ¿Quién quiere que su hogar huela a campo? Para eso está el campo.


Mi casa huele a puré de verduras, a filete empanado, a castañas asadas, a pañal mojado. Mi casa huele a vida.

PD: Air wick de cocido de garbanzos. Mmm, me lo pensaría.
PD2: Con chorizo y morcilla, obviamente.

miércoles, 12 de octubre de 2011

El placer de la música.

¿Cómo imbuir en nuestros hijos el placer por la música?

Elementos necesarios:

Caña, "adquirida" junto a cualquier camino que discurra junto a un caserío; bolsa de plástico, procedente de uno de los pocos supermercados que aún la entregan gratis (esta entrada puede ser presentada como ejemplo de reciclaje); la goma, en este caso de una bolsa de txutxes, pero la que ata las cebolletas sirve igual; sierra, tijeras y cinta de cello, habituales en cualquier casa honrada que se precie.


Para el proceso, mejor una fotografía del resultado, que tampoco es para tanto.



PD: En los elementos necesarios, y como se puede apreciar en la primera imagen, es esencial una pastilla de ácido acetilsalicílico (o dos).
PD2: El Paracetamol también sirve.

jueves, 6 de octubre de 2011

Siempre la manzana.

Adán y Eva se la comieron; a Newton se le cayó encima; Steve Jobs la reinventó.

PD: Descanse en paz.

martes, 4 de octubre de 2011

A falta de castañas...

El domingo, fuimos con Rober, Itziar y Leire a nuestra anual recolección de castañas. Otras veces, solemos esperar al viento sur de octubre. Esa es la señal para que caigan, como granizada de otoño, todos esos erizos que han estado esperando el momento justo. Sin embargo, algo nos llevaba poniendo nerviosos unos días atrás. Demasiado calor para estas fechas, demasiado buen tiempo, demasiado.

Y así fue. Llegados a nuestro lugar, en el suelo se secaban los últimos restos. Las castañas que quedaban eran escasas, apenas las de las ardillas. De la esperanza de días mejores, ni rastro; los árboles estaban ya vacíos.

Así las cosas, no tuvimos más remedio que internamos en el zarzal de los necesitados para recoger los frutos de donde otros no osan.

No volvimos con las manos vacías; nos resarcimos con manzanas.



PD: Duro invierno para las ardillas.
PD2: En el zarzal de los necesitados siempre quedan castañas.
PD3: Donde dije manos, digo bolsas.

lunes, 3 de octubre de 2011

Evolución de las cenas vegetarianas.

El viernes, en la sociedad de Iñaki, celebramos una cena vegetariana encubierta. Julen, María, Ricardo, Rosa, Ángel, Iñaki, Belén, Patxi, Imanol, Jesus, Josean y yo mismo, acudíamos a un evento titulado: "Costillada". O al menos así estaban nombrados los múltiples correos intercambiados días antes para concretar fecha, hora y lugar (incluido mapa detallado).

Comenzamos con un revuelto de champiñones, recogidos en algún lugar indefinido de la geografía vasco-navarra.



Entretanto, unas guindillas de la suerte, salieron a escena. Fue Imanol quien las trajo, bajo la promesa/amenaza de estar mezcladas, dulces y picantes; y así fue. Mientras los demás parecíamos salidos del estreno de "Qué bello es vivir", él iba escogiendo, con gran maestría o suerte, las únicas que no picaban. Al final, tras, según él, no tocarle ninguna picante, quedó encargado de comprar lotería para todos, mientras una vena luchaba por no reventar en su frente.

Siguiendo la línea vegetariana, continuamos con unos pimientos, rojos y verdes, de gran aceptación entre los presentes. Los pimientos dieron paso a un par de ensaladeras llenas de lechuga low cost, conseguida asimismo por Imanol (gracias, Imanol; gracias, casero desconocido).



Todo hacía pensar nuevamente en una cena vegetariana típica, sabrosa pero insulsa. El famoso quieroynopuedo que caracteriza a ese tipo de experiencias. Todos hablamos muy bien de ellas pero, en el fondo, son hechos aislados en nuestro devenir culinario. Sin embargo esta vez, la verdura subió un escalón más en el mundo de la gastronomía. La evolución lógica del puerro, la zanahoria y la coliflor; la unión natural del nabo, el maíz y la escarola; la quintaesencia de la verdura: La costillada de cerdo (blanco e ibérico).



Una tarta de flores, dio por finiquitada la cena, pasando los comensales a debatir sobre lo humano y lo divino.



PD: ¿Qué es más importante? Un café recién molido o un fregadero limpio.
PD2: Se plantea un debate a dos bandas entre Imanol e Iñaki, con Eduard Punset como moderador.

domingo, 2 de octubre de 2011

Calendario Octubre.

Quizás suene repetitivo pero, ¡cómo me gusta el otoño!


PD: Mes del oro en El Corte Inglés.

El fútbol es así.

¿Es definitivamente el fútbol la nueva religión? ¿Cómo si no se explica que el partido de la Real contra el Athletic se juegue en horario de misa mayor?

Si al menos fuera el Athletic - Real ...

PD: Así se jugaría en La Catedral.

viernes, 30 de septiembre de 2011

No es para tanto.

Durante la temporada de mareas vivas de septiembre es cuando los visitantes de nuestra ciudad, se llevan la peor impresión. Realmente, la culpa la tienen los folletos de turismo.

La Concha: Pequeña playa urbana, tranquila y recogida,


,con la isla Santa Clara en medio de la bahía.


Hay visitas guiadas en temporada (grupos reducidos).

PD: Marquito incomparable.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Los años dorados.

Siempre hay en cada generación, unos años dorados. Unos años en los que la juventud marca para siempre nuestros mejores recuerdos. Una época que se convertirá, con el tiempo, en el azote de hijos y nietos y que, presumiblemente, atraerá la mirada condescendiente de las enfermeras de los asilos dentro de unos años. Para nosotros, son nuestros años ochenta.

El viernes, se organizaba en el Doka, "We back again!!!". Un concierto en el que tres bandas de rock donostiarras de aquellos días, volvían a reunirse para tocar, disfrutar y que disfrutáramos.



La vieja escuela, La apuesta y Squadron Club, lucharon en su día por abrirse un hueco en el mundo de la música. Y perdieron. No fueron los únicos. Muchas bandas lo intentaron con suerte dispar. Quizás Squadron Club fue quien más cerca se quedó de conseguirlo. Como dice mi amigo Juan, voz y guitarra del grupo:

_Por lo menos no me haré dentro de unos años "La pregunta":

"¿Y si lo hubiera intentado?".



El concierto fue magnífico; el sonido, la puesta en escena, .... Al escuchar las canciones, no puede uno menos que preguntarse por qué unos triunfan y otros se quedan por el camino.

Fueron unas pocas horas pero, al pensar en ello, me di cuenta de una cosa: Seremos unos abuelos muy marchosos.

PD: Aun cuando esa expresión haya sido total y completamente erradicada del diccionario del Rock.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Fechas señaladas.

Hay aniversarios que, por una razón u otra, son señalados. Cumples quince años, la niña bonita; dieciocho, mayoría de edad; veintidós, los dos patitos; treinta y tres, la edad de Cristo. También el paso de década es destacable, sobre todo los cuarenta, cuando pasas de ser treintañero a cuarentón. Pero cuando los años que cumples son recordados por un licor...



... es porque empieza una época dorada, dulce y muy versátil.

PD: Y a los 103, lo mismo.
PD2: La foto, de la Wiskipedia.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Leitzaran.

El pasado viernes, aprovechando la festividad de Nuestra Señora de Aránzazu, nos embarcamos en otra nueva aventura. Como toda buena expedición internacional, componían nuestro elenco gentes venidas de todos los rincones del planeta, en concreto, de Bilbao. Nuestros amigos, Ainhoa y Rafa, y Adolfo, traían sus bicis para recorrer la vía del Plazaola, desde Andoain hasta Lekunberri, por el valle del Leitzaran. Nosotros habíamos puesto a punto el carrito y pretendíamos completar el recorrido por primera vez; con quien mejor que con ellos.

La intendencia se antojaba complicada. Desde la última vez, los niños habían crecido (y bastante), y entre el remolque, las alforjas y todo el resto de imprescindibles, podíamos comprometer el intento o, al menos, no disfrutar del camino. Finalmente, decidimos dejar un coche en Leitza (con la ropa y demás), y viajar sólo con lo necesario; gran idea del Gran Bilbao.

Salimos de Andoain próximos al mediodía. El camino discurre junto al río con desnivel suave pero constante. Por fortuna, las piernas de mis acompañantes eran bonitas y fuertes (unas más bonitas, otras más fuertes) y se turnaron con las mías para evitar escenas agónicas.

El tramo guipuzcoano recorre aproximadamente veintidós kilómetros. Cerca ya de la muga con Navarra, paramos a refrescarnos en el río. Comimos tranquilos, mientras Nieves y los niños atrapaban un cangrejo de pinzas inmensas. No se trataba de un cangrejo americano; hecho demostrado porque nos entendimos a la perfección y lo devolvimos al agua tras charlar y jugar un rato con él.



Durante todo el camino, las fuentes nos ofrecían un placer a chorros de aguas frescas y límpidas. Mientras en la costa intentaban pelear, y perdían, contra el calor, nosotros nos deslizábamos por las sombras del bosque y de los túneles, respirando un frescor clorofílico. Los últimos siete kilómetros navarros nos dejaron en el hostal Musunzar, recién remozado y de vertiginosas habitaciones abuhardilladas (¡qué escaleras!).

El sábado salimos temprano, rumbo a Lekunberri. Sólo nos quedaban dieciséis kilómetros, pero ese no era el quid de la jornada. El túnel de Huici, de casi tres, había estado cerrado hasta este verano. Continuos derrumbes y filtraciones habían postergado la fecha de apertura. Ahora, recién reinaugurado, infundía respeto. El túnel no está iluminado más que con una serie de bombillas que marcan la línea a seguir; es imprescindible el uso de frontales...



... y de abrigo. Un aire helado nos recibió en cuanto nos acercamos a su boca, recordándonos para qué traíamos las chaquetas en el carrito. Nos las pusimos, encendimos las luces, comprobamos platos y piñones, y nos intodujimos en las entrañas de la Tierra.

En el interior, cuando dobla la pendiente, se encuentra la divisoria de las aguas. Así, a pesar del frío, parte de nuestro sudor se dirigió al cantábrico, parte al mediterráneo. Al tiempo, salimos al reconfortante sol, para terminar de pedalear hasta la estación del plazaola. Bocadillo, café, un helado.

El sofocante sol no nos espoleaba a volver, pero el tiempo pasaba y había que animarse.

De vuelta al túnel, ya pendiente abajo, una incipiente niebla impedía nuestra visión. Las luces del techo se habían estropeado y las frontales proyectaban un cono de luz que apenas dejaba adivinar el camino. Al otro lado, ya no lucía el sol; ese túnel divide algo más que las aguas.

El domingo no nos quedaba mas que regresar. Sin embargo, en Leitza se celebraba el Talo eguna, y no era cuestión de dejar pasar una oportunidad así.



Los muchachos corrían por la plaza. De las ocas, a la hilandera; de la competición de aizkolaris, al carro con burro; de los cencerros, a los talos (con txistorra); incluso nos dio tiempo a subir hasta la iglesia.



Pero llegó lo inevitable. El camino de vuelta fue más de freno que de pedal y, poco a poco, descontamos los kilómetros que tanto nos había costado ganar un par de días antes.

PD: Hay algo mágico en Leitzaran; tres días parecieron tres semanas.
PD2: Para cualquier información, partid de aquí.

martes, 13 de septiembre de 2011

Unidades temporales.

Quizás sea porque aún no diferencia bien las palabras; tal vez no estuviera del todo atento cuando se lo dijeron; puede que, sencillamente, no conozca los conceptos; pero el caso es que, Aimar, ha venido con una gran noticia:

_Aita, hoy es el último día de clase.

Descartando un agujero en el continuo espacio-tiempo, indago semejante aseveración.

_Vamos a ver, Aimar. ¿Quién te ha dicho eso?
_La andereño.
_¿Y te ha dicho que hoy es el último día de clase?
_Sí, porque somos los mayores.
_Ah, bueno. ¿Y no será que os ha dicho que sois los mayores y que éste es vuestro último año?
_....mmmm....mmmmm.... No, que ya no hay más clase.

PD: Buen intento.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Cintura.

Hace unos días recibí un correo de Mònica; venía Liège. Se iba a quedar poco tiempo, lo justo para terminar de preparar su tesis y defenderla. Así pues, este pasado sábado, quedamos para hacer una de esas excursiones que tanto nos gustan.

Teníamos pensado dar un paseo por Aralar, desde el derruido Guardetxe , y luego subir al Santuario; pero la noche del viernes no anunciaba nada bueno.

El sábado amaneció lloviendo. Teníamos la esperanza de que, llegados a Lekunberri, amainara. No fue así. Sin embargo, somos gente que tiene buena cintura y nos sacamos de la manga otro plan.

En Lekunberri hay una estación del antiguo ferrocarril del Plazaola, habilitada como centro de información. La ruta une el pueblo con Andoain, pasando por Leitza. La recorrimos durante un trecho.

Tras cumplir con la parte física, pasamos a comer un bocadillo (algunos) y San Jacobos montañeros (otros). Una cafetería, para charlar, junto a una plaza, para jugar, dividió nuestro grupo hasta que fue el momento de irse.



En la imagen, puede comprobarse la gran cintura de algunos miembros de la excursión.

PD: Las roquillas de Galburu, se pusieron en fila para despedir a nuestra amiga Liège, hasta que la volvamos a ver: "Ooooooooooo".
PD2: Fruto de las prisas, olvidé la cámara de fotos (mucho estrés, mucho estrés), y Mònica me dejó amablemente la suya.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Calendario septiembre.

Sin echar la vista atrás, empieza septiembre y, aunque aún estamos en verano, la agenda empieza a rellenarse con planes, rutas y excursiones.


Pd: Adiós, Chanclas; hola, Botas.

domingo, 28 de agosto de 2011

Blogafari 4.0

Alejados de subvenciones gubernamentales y de los circuitos culturales oficiales, el pasado viernes celebramos una vez más, la blogafari; que va ya por la 4.0. Lugar de encuentro del espectro más variado que pulula por la blogosfera actual, esta vez la reunión fue en la sociedad fotográfica, debido a problemas de agenda en la sociedad de Xabier.

Acudieron, fieles a la cita, Ander, periodista con botas; Imanol, amo del ciberespacio; Josean, bufador y, además fea; Xabier, guardián de las ferrerías; Patxi, el bloguero sin blog; Josema, el viajero inquieto; Ángel, nuestro flamante 9, con hambre (de gol). Y disfrutamos de las nuevas incorporaciones, Pilar, montañera de afinada puntería y Unai, segunda generación de blogueros. Echamos en falta a Jonathan, cronista de Gipuzkoa, habitual en otras citas.



A lo largo de las horas en que permanecimos reunidos, debatimos con intensidad los más variados asuntos. Charlamos de botánica, peluquería, geografía, física, astronomía, ingeniería, economía, dietética, nutrición, montañismo, ... Así, comprobamos, por parte de los asistentes, el dominio que han llegado a desarrollar en las más diversas disciplinas.

Josean y Ángel, nos hablaron de las zonas de Aralar pobladas de senderuelas (el lugar concreto permanece secreto), y de la virtud de llevar unas buenas tijeras para recogerlas. Hay cientos de ellas, y una precisa herramienta dobla el placer de su recolección, sin doblar a su vez excesivamente la espalda.

Con Josema, siempre sagaz, y Pilar, tratamos de los fenómenos astronómicos. El paso de las estaciones, las conjunciones planetarias, la variación en la duración del día y la noche a lo largo del año,... Aunque una pregunta quedó en el aire: Cuando sale el sol y la luna llena aún no se ha puesto, ¿qué hace el hombre lobo?

Xabier, conjeturó sobre los frenos de los trenes. Asunto de gran importancia si, llegado el caso, te quedas atascado en un paso a nivel.

Imanol, aportó todo un tratado sobre economía y trajo como ejemplo una merluza fresca de interesante precio. También comentó lo caro que es colocar una alarma en un restaurante de tres estrellas michelín (sobre todo para el dueño, cuando los ladrones la inutilizan con un martillo). Los 60 euros mensuales peor aprovechados de la historia. (¿60 euros? Jo, Martín, estírate un poco, hombre, que por ese precio te dan la pegatina de la fachada).

En dietética y nutrición, Josean, nos introdujo en el fino arte de las catas de aceite de oliva con un arbequina suave y afrutado. El método de conservación de las senderuelas (secadas en bolsas, conservadas en papel y rehidratadas para su consumo), fue del agrado de todos; máxime por el ejemplo práctico que aportó.

Un Ander geográfico, nos abrió los ojos sobre el porqué los castellanos miran por encima del hombro a los gallegos y de cómo el nivel más bajo de cierta provincia manchega queda por encima del punto más alto de otra gallega.

Y eso es sólo una pequeña parte de todo lo que se trató en la cena. Desde los acertados comentarios de Patxi hasta la hilarante historia oculta de la carrera de los ochomiles, compartida por varios de los presentes, toda la noche fue una dura prueba para no atragantarse.

El menú, tratándose de una sociedad de escasos fogones fue sencillo, que no escaso. Tras la mencionada cata de aceite, pasamos a las senderuelas de Josean con pasta de radiadores y croquetas cabezonas (aportadas por Xabier y Unai); disfrutamos de la merluza rebozada (sin harina, sólo con huevo) de Imanol, acompañada con mayonesa recién hecha; y terminamos con el pastel y helado caseros (de la casa Eroski) de Ángel.

Ni copa, ni café, ni puros. Recogimos y nos fuimos a casa.

PD: En la imagen, blogueros y no blogueros, posan para la posteridad (por si alguien se quiere hacer un póster).

PD2: Ya queda menos para la 5.0.

viernes, 26 de agosto de 2011

Dos de dos.

Días de lluvia, días de cine. Estas últimas semanas, pudimos disfrutar de las segundas partes de dos grandes éxitos; a saber, Cars 2 y Kung Fu Panda 2.

Es curioso comprobar que, desde Rocky y La guerra de las Galaxias, las siguientes películas de las sagas, ya no llevan numeración romana. Quizás fuera un buen momento para enseñarla a los niños. Aunque para llegar al V o al X, haría falta un montón de años, y los chavales no van a ese tipo de cine hasta esas edades.

No creo que te vaya a chafar la sorpresa, pero quizás quieras dejar de leer ahora.

En fin, sigamos.

Cars 2, se erige como baluarte de los débiles y ninguneados. El verdadero protagonista es, ni más ni menos, que Mate. La vieja grúa (¿el viejo grúa?) de la primera parte, y amigo de Rayo Mc Queen, lleva todo el peso de la película. Al estilo de los grandes secundarios de Hollywood, supera a la estrella principal para demostrar que no hay papel pequeño. La historia es consistente y no tiene nada que ver con la anterior. Y quizás eso sea el único "pero". Así como en la primera, la amistad, el afán de superación, la generosidad y la humildad, eran el trasfondo moral de la historia, en ésta, todo es pura diversión. A los niños no les importará pero, para los padres, se echan en falta esos detalles. En definitiva, así como Cars puede estar, junto con UP, dentro de las memorables de dibujos animados, Cars 2, quedará como la gran película de entretenimiento que es. No te aburrirás, pero no la volverás a ver (eso tú, porque yo, con lo que tengo en casa...).

Kung Fu Panda 2, es la gran contrincante animada de la anterior para este verano; aunque intentaré no compararlas.

KFP2 (ahora se escriben así las cosas largas), tiene un montón de golpes de humor; tanto para chicos como para grandes. Parte de la maduración de Po, el Panda protagonista, que se entera (no se da cuenta, sino que se entera), de que es adoptado. Su padre, un ganso cocinero, no es su verdadero padre y sale en busca de sus orígenes.

En KFP2, la temática es nueva pero la formación del Panda mantiene la continuidad con la anterior. Como en las mejores películas de artes marciales, el alumno terminará por superar al maestro.

Acción de trepidación media, grandes peleas y ese trasfondo que antes mencioné, convierten a KFP2 en mi vencedora de este año.

Un último detalle. En las dos hay muertos y se mata. En Cars, a pequeña escala y como acción violenta del malvado de turno, y en KFP2, como un auténtico genocidio del pueblo Panda. Ojo a las preguntas de los niños y a los paralelismos con el mundo real. Aunque siempre hubo muertos, y se mató, en las películas infantiles, quizás nos estemos pasando.

PD: En casa, la elección está dividida. Aimar, digno poseedor (y destrozador) de decenas de coches, opta por Cars 2; Asier, cinturón amarillo de judo, prefiere KFP2.
PD2: Y una vez más, los protagonistas viajan. En Cars, por todo el mundo; en KFP2, a China. Gran envidia.
PD3: Kung Fu Panda fue la primera película de dibujos que fui a ver con Asier. Cómo vuela el tiempo.

domingo, 21 de agosto de 2011

Caloooor.

En días como hoy, no tiene uno ganas ni de

sábado, 20 de agosto de 2011

El vivac (el santo vergonzoso).

Llevábamos dos o tres partidas de cartas cuando el viento empezó a rolar. Y con él, vino la niebla. A cada ráfaga, se desgajaban jirones de nubes y la visibilidad se hacía más difícil. Decidí no esperar más y montamos la tienda. Si la temperatura empezaba a bajar, seria mejor tenerla a mano y el saco preparado.



Sin embargo, desde la zona navarra también venía una brisa que, a ratos, despejaba el aire. Si el viento soplaba del Goierri, la niebla lo cubría todo; si venía del sur, veíamos el cielo azul. Desde nuestro refugio, contemplábamos la pelea. Aún no habíamos cenado, y la perspectiva de salir a prepararla y comer fuera no era muy halagüeña. La tienda es de tipo tubo, con lo que yo sólo puedo estar tumbado; Asier lo tenía algo mejor.

Cuando llegó el ocaso, el viento navarro venció y las nubes se retiraron al valle.



Durante todo el día, no habíamos tenido cobertura, pero desde nuestro campamento (y subidos a una piedra), conseguimos establecer comunicación con el campo base. Asier se puso al teléfono; yo acerqué la oreja.

_¡Hombre, por fin! - oí decir a la madre preocupada. ¿Ya habéis cenado? ¿Qué tal tiempo hace? ¿Tenéis agua suficiente?
_Ama.- dijo Asier.
_Díme, Asier.
_Ama, ¡esto sí que es vida!

Terminamos pronto de cenar, nos metimos en los sacos y contamos historias y cuentos hasta quedar dormidos.



Teníamos la tienda orientada en dirección a la lluvia de estrellas y puse el despertador a las tres de la mañana. Poco antes de la hora, me desperté y salí a gatas. La luna lo iluminaba todo, pero en el cielo había nubes altas. Entre la una y las otras, era imposible ver ninguna estrella fugaz. Volví al calor y puse el despertador a las cinco. Asier seguía dormido.

Nuevamente me desperté antes de la hora. Esta vez no salí. Me limité a asomarme para comprobar que el santo tenía vergüenza y no quería que le vieran llorar.

Cuando empezó a clarear, nos levantamos y recogimos la tienda, dejando todo como lo encontramos.Desayunamos tranquilos.

Pronto nos pusimos en marcha y desanduvimos el camino del día anterior. Nos cruzamos con una chica que se entrenaba para las carreras de montaña. Al correr, su mochila sonaba a piedras.

En Lekunberri paramos en la panadería Galburu y cogimos una hogaza y unas rosquillas como recuerdo.

PD: Padre, hijo, hogaza y rosquillas fueron bien recibidos al llegar a casa.