www.flickr.com

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Mitos.

Desde que tengo uso de razón gastronómico, he oído hablar de los crepes de la madre de Ricardo. Decían, los que habían tenido el privilegio de probarlos, que te hacían pasar a un nivel superior, que te llevaban al éxtasis, empleando productos dentro de la legalidad. La buena mujer los obsequiaba a los amigos que acudían a su casa pero la suerte (la mala) hizo que nunca hubiera cuando iba yo (bueno, son seis hermanos, era normal). Poco a poco, los crepes de la madre de Ricardo, pasaron a formar parte de la mitología gastronómica, junto al bocadillo de txistorra frita que no repite y la cazuela interminable de cangrejos con tomate.

Pero el sábado, ese mito, cayó.

Ricardo, Rober, Joselu y yo, quedamos para comer, charlar, ver los cambios que Ri ha hecho en su casa y, en fin, para hacer esas cosas que hacen los amigos de toda la vida: construir una burbuja temporal aislada de las preocupaciones del día a día.



Y allí estaban, rellenos de crema y chocolate, de chocolate y crema, plegados en forma de cuadrante, blancos y dorados. Comimos cuatro, un círculo perfecto, a semejanza de las cinturas de varios de los presentes. Terminó el mito de los crepes de la madre de Ricardo para entrar, de pleno derecho, en el Olimpo de los platos únicos e irrepetibles.

PD: Gracias, Ricardo, gracias a tu madre.
PD2: Cuatro, cada uno.

sábado, 26 de noviembre de 2011

El mejor día.

Últimamente, Asier y yo, salimos a pasear la tarde de los viernes. Es un paseo exclusivo, sin hermano ni madre; para hablar de nuestras cosas. Él me cuenta, yo le cuento.

Entramos a comprar un décimo de Navidad.
_¿Lo eliges tú, Asier?
_Sí, vale.

La lotera saca un fajo de números.
_¿Cuál quieres, majo?
_Que tenga un siete... ¡Éste!
_Toma, ¿quieres un chupa chups?
(Asier me mira)
_Aita, ¿puedo?
_Sí, anda.
Pasa a cogerlo y sale dando las gracias.
_Aita, ¿nos lo han regalado?
_Sí.
_¿Por qué?
_No sé, porque serás muy majo.

Seguimos paseando y tenemos una urgencia. Entramos en unos baños que acaban de limpiar.
_Mmm, ¡qué bien huele! Aita, aquí huele muy bien. ¿Qué olor será?
El limpiador, que acaba de terminar, le mira y le dice:
_Es canela.
_Jo- dice Asier. Pues sí que huele bien.

Estamos cerca de la tienda de mi amigo Antton. Es una imprenta en un sótano, pero tiene papelería a nivel de calle.
_Aita, ¿podemos pasar por la tienda de tu amigo a ver si tienen de esas pinturas que te dije?

Este año pinta en el cole con unos lápices que luego se convierten en acuarelas. La verdad es que no las conozco.

_Bueno, vale, pero las pides tú.
Cuando entramos, se explica perfectamente y la señora le entiende a la primera. Nos enseña varias cajas y nos quedamos escogiendo. Antton se asoma y charlamos los tres un rato. Al tiempo, salimos con las pinturas en la mano y la promesa de enseñar a nuestro amigo los resultados. Volvemos a casa.

_Aita, ¿sabes? Hoy es el cuarto mejor día de mi vida.
_¿Cómo?
_Sí, a la mañana me he encontrado una peonza (es una pieza de un mecanismo que puede girar); luego he elegido el número de la lotería y me han regalado un chupa chups; el señor del baño me ha dicho qué olor era ese tan rico de la canela; y luego hemos encontrado las pinturas que buscábamos.



Me hago la pregunta obvia.

_Asier, ¿y cuáles son los otros tres mejores días?
_Pues el primero cuando nací yo.
_¿Y eso?
_Porque si no nada de esto estaría pasando.
_¿Y te acuerdas?
_Sí, por las fotos y porque me lo contaste tú.
_¿Y los demás?
_Pues el segundo cuando nació Aimar, porque si no me aburriría mucho. Y el tercero, cuando fuimos al monte.

Le estampo un par de besos mientras pienso con qué poco se conforman algunos. Aunque, bien mirado, no sea tan poco.

PD: Pienso en mis mejores cuatro días.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Ejercicio de imaginación.

Supongamos un niño de ocho años, recién cumplidos, que cursa tercero de primaria. Supongamos también que el chaval lleva yendo al monte con sus padres antes incluso de tener uso de razón. Y ya puestos a suponer, supongamos, por fin, que ha plantado por aquellos montes alguna que otra bellota de roble, amén de haber sembrado, recolectado, cogido, arrancado, comido, más de una, y más de dos, plantas, castañas, ramas, flores y cerezas.

Con estos supuestos, hagamos un ejercicio de imaginación. Pongamos al chico frente a la siguiente pregunta de examen:

_¿Cómo se extienden las plantas por el campo? (ordena)

a.- Las semillas echan raíces y crece una planta.
b.- Las semillas caen al suelo.
c.- Las flores producen semillas.
d.- De la planta salen flores.

Aplicando sus conocimientos, responde a la misma de la siguiente manera:

1.- Las semillas caen al suelo.
2.- Las semillas echan raíces y crece una planta.
3.- De la planta salen flores.
4.- Las flores producen semillas.

Sigamos imaginando que, cuando lleva el examen a casa, el niño está desconsolado; la respuesta está mal. La profesora ha ordenado las respuestas de la siguiente manera:

1.- De la planta salen flores.
2.- Las flores producen semillas.
3.- Las semillas caen al suelo.
4.- Las semillas echan raíces y crece una planta.

Digamos que el padre repasa la pregunta y la respuesta. En realidad, no está redactada en su idioma materno y teme confundirse. Pero, no, la respuesta es correcta.

Imaginemos que el padre dice a su hijo que se lo haga saber a la profesora; tal vez se ha equivocado. Si le pregunta, que le comente que la vida es un ciclo continuo y sin fin.

Pongamos que el niño vuelve del colegio e, interpelado por el padre sobre cómo le ha ido, le responde que se lo ha dicho a la maestra y que ésta le ha contestado que lo tiene mal. El padre pide explicaciones y recibe la siguiente respuesta:

"La andereño me ha dicho que está mal porque no lo he puesto en el orden en el que lo vimos en clase".

Y ya está.

Sé que ha sido difícil seguir el hilo, pero he pensado que era más fácil imaginarlo que creerlo.

PD: ¡Desde que las fanerógamas dominan el mundo de las plantas vasculares, el ciclo de la vida ha seguido intacto por los siglos de los siglos!

martes, 15 de noviembre de 2011

Apocalipsis VIII.

Más señales del Apocalipsis:
Dejan de cumplirse las leyes de Murphy.


PD: A puntito he estado de no comérmela.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Marc II (El retorno).

Dos años después de su primera participación, Marc volvía a la Behobia-San Sebastián con muchas esperanzas. Qué menos después de aquella merecida medalla de bronce.

Pero algo había cambiado desde tan memorable actuación. Quizás fuera porque Ander no estaba en la recta de Lezo, tal vez porque sus padres no pudieran venir, puede que ya no hubiera elementos contra los que luchar (salvo tres etíopes como tres juncos), ... El caso es que no pudo revalidar su puesto, aunque su actuación fuera digna de un campeón. Cada uno, lo que es; independientemente de su clasificación.

Esta vez no sabía a qué hora pasaría por el puente. Además, con el viento sur, la gente abarrotaba las aceras, impidiendo la seguridad de una buena toma. Así que busqué un lugar más apartado y preparé la cámara para un barrido. Es una técnica difícil. Si sale mal, no hay recuperación posible, pero si sale bien...



Tras la carrera, quedamos con Marc y Mònica, que venía con Iñigo, Joana y el pequeño Manel, que cuenta su existencia por días. Cruzamos varias llamadas porque era imposible localizarlos entre tanta multitud.

_Yo: ¿Sí?, ¿Mònica?
_Marc: No, soy Marc.
_Yo: ¿Dónde estáis?
_Marc: Pues no sé el nombre de la calle.
_Yo: Dime por lo menos alguna tienda que veas.
_Marc: ¿Te suena la peluquería "Azul"?
_Yo: ¿Peluquería? ... Anda, pásame con Iñigo.

Charlamos un rato, hablamos de sus planes de futuro, conocimos a Manel, jugamos con Joana, y nos despedimos hasta el año que viene o hasta una fecha más cercana en Kenia.

PD: Grande, Marc.
PD2: ¿Peluquería?

sábado, 12 de noviembre de 2011

Cosas que importan a los ocho años.

Jugar, Aimar, la ama, pasear con el aita (solos), el cole (?), ser bueno, decir la verdad, la Naturaleza, no hacer daño a los animales, no hacer daño a las plantas, pintar, nuestra familia, el judo, patinar, jugar al fútbol, jugar con mis amigos Aitor, Amaia y Xabier, andar en bici con cambios de marchas (la de Aitor),...


PD: Feliz cumpleaños, Atxerito.

Actualización:

Como regalo, juguetes para su edad.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Veranillo de San Martín.

Los últimos días, cruzo con los amigos diversos correos electrónicos con temática meteorológica. ¿En qué mes llueve más? Pero ¿llueve más días o más cantidad? Las partes implicadas mezclan buceo internetero con experiencia y memoria (selectiva). Noviembre comienza con unas trombas de agua demostrando que, los pretendidos estudios meteorológicos, no son más que un mero ejercicio de estadística. La memoria popular añade la guinda, estamos en pleno veranillo de San Martín.

Y con este calor, vuelve Marc a la Behobia-San Sebastián, dos años después.



PD: Marc, ¿a qué hora pasarás este año por el puente?

martes, 8 de noviembre de 2011

Hugo.

Hugo, el gato de mi hermano Miguel, ya no está con nosotros. El motivo, una alergia. Tenía once años, el pelaje suave y el carácter áspero. No sé si habrá pasado a mejor vida, lo que si deseo es que descanse en paz.


Bueno, he releído el texto y quizás haya quedado algo equívoco. El caso es que Hugo ya no está con nosotros, sino con los tíos de Elena, la mujer de Miguel. La pobre tenía alergia al animal y no hubo otra solución que el traslado. No sé si donde vive ahora estará mejor, porque hay otro gato que no parece muy dado a hacer amigos.
Hugo estaba acostumbrado a no moverse demasiado y ahora, viviendo en el campo, espero que no tenga demasiadas agujetas y descanse tranquilo y en paz.

(la foto es de Miguel)

PD: Es que después de hacer mucho ejercicio, no se descansa bien; dicen.
PD2: Hasta la vista, Hugo; miau.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Retorno a Santurde.

Este último puente, visitamos unos días Santurde. Hospedados en casa de Iñaki y Mari Carmen, disfrutamos con los niños (los nuestros, los suyos y el de Pedro y Mamen), de raquetas, fútbol, excursiones y del recién importado Halloween.

Fuimos de compras al súper cercano, en concreto al campo. Las nueces estaban tiradas por el suelo, pero no nos importó.



Como tampoco lo hizo el que los racimos de uvas, aun alineados en sus cepas, hubiera que arrancarlos con cuidado.



Una excursión descubriendo flores secas dio por terminado el puente de este año.



Pocas fotos para un otoño avanzado pero que no llega.

PD: Inútil luchar contra una fiesta con disfraces y chuches; se veía venir.
PD2: Premio para quien sepa de qué son las flores secas.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Calendario noviembre.

Noviembre, ya.



PD: Habrá que empezar a pensar en el calendario del año que viene.
PD2: Si ustedes gustan.