www.flickr.com

lunes, 24 de junio de 2013

Viejos ritos, nuevas costumbres.

Todo confluye: solsticio de verano, la luna llena más grande del año, hogueras de San Juan,...
Salimos pasadas las diez de la noche. Esta vez no compramos un helado en Argitan, sino un yogur helado con gominolas y trocitos de chocolate en una tienda que hay unos metros antes (tranquilos, no es dietético ni nada de eso). El comienzo está anunciado para las diez y media y, a la altura de la playa, vemos como los municipales se encargan de cumplir la norma a rajatabla; de un par de patadas ahogan un pequeño fuego intempestivo. Parece que nada debe superar a la gran hoguera que nos espera en Sagües.



A la hora señalada, un estallido anuncia el advenimiento de las llamas. Llegamos. En el centro de un vallado cubierto de arena, ni se alza, ni se yergue, solo arden un montón de palets de madera; una hoguera de listones perfectamente alineados e insulsos. ¿Dónde están las maderas y cartones que los niños del barrio apilaban como podían en este lugar no hace tanto? El año pasado, este mismo fuego, igualmente controlado y vallado, imponía por la altura de sus lenguas de fuego.

El cubo palelítico (de palets, no confundir con épocas remotas) arde con mucho humo y poca llama. Su estanca y estable estructura no deja entrar el aire, no hay tiro, y la gente deja de mirar. Mientras, en la playa, los jóvenes dan fuego a sus apuntes y saltan sobre sus hogueras ancestrales, las que queman el pasado y los bajos de los pantalones para dejar paso a lo nuevo (y a las bermudas y minifaldas).

Nadie baila alrededor de la pira oficial; las hogueras no son solo madera ardiendo.

Pd: Los muchachos reciclaron sus libros pero ayudaron a quemar los de los demás.

jueves, 13 de junio de 2013

Paró de llover y...

... la playa seguía allí.


PD: Primer baño de la temporada.
PD2: Fría, pero no importa.

miércoles, 12 de junio de 2013

De vuelta a casa.

_Hola.
_Hola, cariño.
_Ya estoy de vuelta.
_Te he echado de menos.
_Y yo a ti, pero por fin estoy en casa.
_¿Estás bien?
_Ahora sí.
_Bien, bien.
_¿Has pensado en mí?
_Mucho.
_Yo también en ti. Se me hacía extraño que no fueras tú quien me tuviera entre sus manos.
_No digas eso. Era necesario.
_Lo sé. ¿Me has sido fiel?
_Reconozco que he mirado a otras cuando tú no estabas, pero nada más.
_No me importa. Ya sabes que cuando yo falte...
_Calla, calla. No sé qué haría yo sin ti.
_Yo creo que sí.
_Bueno, vale. No hablemos más de eso. ¿Salimos a dar una vuelta?
_Me encantaría.


PD: Y me fui con ella abrazada a mi cuello.

martes, 11 de junio de 2013

Altivo y generoso.

Así es él, altivo y generoso a la vez.



El paraguas camina siempre por encima nuestro, protegiéndonos de la lluvia a costa de su propia caladura.

PD: Ya es hora de que descanse.

lunes, 10 de junio de 2013

Lo mejor de nosotros.

El sábado, Asier y Aimar tenían la competición anual de judo. Asier ya es ducho en esas lides y no estaba nervioso; Aimar, sí. El día anterior miraba las medallas de su hermano, colgadas en la habitación. Son todas del mismo metal (chapa) y, aunque no lo decía, seguro que quería la suya. Que todos los que participan consigan una poco importa.

Por la mañana, a eso de las diez, empezaron los kumite. Nieves y yo, desde la zona alta, los veíamos uno tras otro. Asier iba y venía y se colaba en la rampa cercana a los tatamis. Cuando comenzó la ceremonia de entrega de medallas, Aimar agachó la cabeza para que se la pusieran, la cogió, la miró, se la quitó y acto seguido se la enseñó a su hermano, quien le esperaba con una sonrisa.



PD: Por la tarde, un Asier lesionado en el brazo y un costado por una caída el día anterior, aguantaba los dolores durante los tres combates.
PD2: Bueno, dos y medio. En el último se dejó tirar.

miércoles, 5 de junio de 2013

Bertsolari.

Zahar Antzokia, 13/5/27


 Bakea polita da 
Gerra ordea ez
Gerra tontakeria
Bakea Mesedez

PD: Teatro Principal 27/5/13
La paz es bonita
en cambio, la guerra, no.
La guerra es una tontería.
Paz, por favor.

martes, 4 de junio de 2013

Rápido, más rápido, Aimar.

El sábado despertó nublado. Esperábamos que el día se mantuviera cuando menos sin lluvia hasta la una. Así fue.

Nos acercamos por el colegio. El grupo de patinaje ofrecía su exhibición anual y Aimar participaba en ella. Los dos primeros cursos los niños practican con los patines. A partir de tercero empiezan con el hockey.

Mis recuerdos de los patines de cuatro ruedas (no en línea) son de ruido y rodamientos gastados y lentos. Pero los recuerdos son solo recuerdos. Los patines actuales cuentan con unas ruedas que en manos, o en pies, de niños de siete años los convierten en veloces niños felices. Aimar heredó y practica en casa con unos patines infantiles de tres ruedas (una delante y dos detrás) y le equipamos con casco, coderas, rodilleras y protectores de escafoides. Siempre le miramos con una cierta prudencia y le bombardeamos con frases al estilo de: "No vayas tan rápido", "Cuidado con la gente", "No te acerques tanto a esa pared",...

No lo volveremos a hacer.

Unos sesenta niños, calzados con veloces patines, iban, venían, se cruzaban, esquibaban, jugaban al pilla-pilla, hacían carreras, y todo lo que hacen unos niños, sin fijarse siquiera en lo que llevaban en los pies. No había cascos, ni coderas, ni demás protecciones. Sí, alguno de caía, pero se nos olvida que los niños de esa edad no se caen como un adulto, más bien se pliegan.

Un trofeo a cada uno remató la alegría de esa jornada.



PD: Lo de la estantería del IKEA empieza a dejar de ser una broma.
PD2: Lo que sí es broma es lo de que no le seguiremos bombardeando con avisos paternos de prudencia.
PD3: Perdón por la foto. La cámara sigue en la UVI.

sábado, 1 de junio de 2013

Calendario Junio.

Tentado he estado de no publicar la foto. Solo espero no deprimir a nadie enseñando lo bien que estábamos el año pasado por estas fechas.


PD: Algún día saldrá el sol. Y entonces será momento de quejarse del calor.