www.flickr.com

martes, 30 de julio de 2013

Sensaciones.

En nuestro periplo peninsular, ayer llegamos a nuestro nuevo destino. El lugar parecía agradable pero hoy empezamos a recibir extrañas sensaciones. Por ejemplo, el desayuno ha sido tipo bufet y hemos tenido que prepararlo nosotros; nada extraño por otra parte pero sí curioso. Luego nos hemos ido a la playa y de nuevo esa extraña sensación. A pesar de ir con chanclas, camiseta vieja y visera Fujifilm no nos sentíamos fuera de lugar. Es más, hemos pasado junto a una chica quemada por el sol, con el característico rojo inglés, y nos hemos quedado mirando y pensando: "Caray con estos guiris". Y ahora estamos aquí, en la mesa, esperando a un camarero que no llega para hacer la comanda. Y llevamos un buen rato.

Creo que me voy a preparar algo en la cocina.

PD: Ya estamos en casa.

martes, 23 de julio de 2013

Reclamación.

Aúna la entrega, el esfuerzo y la épica del ciclismo; el conocimiento del medio, el saber leer los elementos y la experiencia de la náutica; la labor conjunta y la cooperación de los deportes de equipo.


¡Vivan los velomares*!

 *Patines naúticos, hidropedales.

 PD: Deporte olímpico ¡YA!
PD2: ¿Velolagunas en este caso?

domingo, 21 de julio de 2013

¿Por qué me tuvo que pasar a mi?

_Dicen, y yo siempre lo comento, que lo importante no es la cámara, sino el fotógrafo; su formación, su experiencia.
_Dicen que lo importante es el momento, saber esperar pacientemente la ocasión.
_Dicen que hay que saber manejar la cámara para no perder el tiempo ajustando parámetros.
_Dicen que el modo automático no depara nada bueno, si acaso fotos de niños, cumpleaños y poco más.


Descargando las fotos en el hotel:

Sergio: ¡Uy! ¿Y ésta?
Nieves: Ah, la saqué yo.
S: ¿Con la compacta?
N: Sí.
S: ¿Le pusiste el modo Macro?
N: ¿Qué? No, no.
S: ¿Cómo la hiciste?
N: Te cogí la cámara de la bolsa y apreté.
S: ¿Que no pusiste el macro? (inicio de sollozo)
N: No, no sé como va eso.
S: ¿Y cómo la encuadraste?
N: Y yo qué sé. Se me puso el bicho ahí delante y disparé. ¿Qué pasa?
S: No. Nada. Deja, deja. Está muy bien, está muy bien.

PD: Dicen... tantas tonterías.
PD2: En breve pondré en marcha un mercadillo de cámaras réflex y objetivos. Estad al tanto.

Bienvenidos a Ruidera.

A esto se le llama dar la bienvenida a un lugar.



PD: Y lo demás, son tonterías.

sábado, 20 de julio de 2013

Adivinanza.

_Antes de llegar, pasamos por un pueblo con puerto.
_Hoy nos hemos dado un chapuzón desde un pantalán y hemos pescado (sin éxito).



_Otro día quizás alquilemos un velomar para darnos un paseo sin alejarnos demasiado (pista: tampoco podríamos).
_Si nos alejáramos demasiado, nos saldríamos, pero llegaríamos a un lugar muy parecido (hasta catorce veces).
_Cerca de la orilla se encuentra un gabarrón pero antes hay una cuerda que delimita la profundidad segura para, por ejemplo, evitar ataques de tiburones.
_El porcentaje de ataque de tiburones es muy bajo.
_Cero es un porcentaje.
_Por la zona hay carpas pero ningún circo (ni ferias).
_Los velomares también se llaman pédalos o hidropedales.



_Dicen que por aquí anduvo el caballero de la triste figura, pero aún no lo hemos visto. Y menos en nuestro hostal, donde no le duraría la tristeza ni un menú.

PD: Venga, un par de días para pensar.

miércoles, 17 de julio de 2013

Retención de líquidos.

Conversando con Nieves sobre nuestra estancia en los Picos de Europa, salió a colación el hecho de un posible aumento de peso y la preocupación que ello conllevaría después del esfuerzo realizado. Sin embargo, un hecho se me había pasado por alto y ella tuvo a bien mencionarlo para mi total tranquilidad. Así, es habitual en la zona comer con más sal de lo que estamos habituados con lo que la retención de líquidos sería la causante de ese hipotético aumento de peso.

Mi mente científica se puso en marcha y, al día siguiente de nuestra charla, anoté las posibilidades de ingesta diaria para su posterior estudio en cuanto a sal se refiere. Así, apunté:

Desayuno.
Dos cafés con leche con azúcar --- contenido bajo.
Ocho tostadas inmensas de pan de hogaza --- contenido medio.
Mantequilla (tipo tapa poros) para las tostadas --- contenido alto.
Mermelada y/o miel (estilo cobertura) para las tostadas --- contenido bajo.

Comida.
Bocadillo de jamón york con trozo de queso --- contenido medio.
Trozo de pan con chocolate --- contenido medio.
Dos litros de agua --- contenido bajo.

Aperitivo vespertino.
Coca-cola con patatas fritas y/o aceitunas --- contenido alto.

Cena.
Sopa de fideos o puré de puerro-patata o menestra de verduras o vainas con jamón (dos platos soperos de media) --- contenido alto.
Huevos fritos con jamón o medio pollo asado o filete desbordante de carne (todos con patatas fritas abundantes) --- contenido alto.
Pastel de queso o flan casero --- contenido bajo.

El resultado es concluyente: la retención de líquidos es patente en ese contexto alimentario. Únicamente queda contrastar la hipótesis.

PD: Y no creo ver una báscula cerca.
PD2: Se han evitado las imágenes a propósito para no deprimir a los lectores del blog.

domingo, 14 de julio de 2013

El cordino multiuso (Publicidad).

Tras su éxito de uso para homínidos con pulgar no oponible, llega a su casa... ¡EL CORDINO MULTIUSO!


Siguiendo el mismo concepto que les llevó a triunfar y que no es otro que no dejar la cantimplora sin vigilancia en un riachuelo tumultuoso, los creadores de tan fantástico invento han buscado solución para otros de los grandes problemas que traen de cabeza al montañero habitual.

Fuentes de caño corto.

Todos hemos sufrido el problema de intentar acertar con el chorro de un caño en nuestra estrecha cantimplora. Molestas salpicaduras hacen que un sencillo proceso de enfriamiento torne nuestra plácida excursión en un penoso infierno cuando el agua moja nuestros pantalones y estos rozan nuestra entrepierna produciendo dolorosas escoceduras. Con EL CORDINO MULTIUSO eso ya no sucederá. El agua fluirá alrededor del cilindro contenedor siguiendo el principio de Bernoulli y enfriará el líquido contenido sin chapoteos innecesarios.



Abrevaderos de fresco chorro pero de dudosa agua estancada.

Añadiendo el nuevo accesorio extensible, EL CORDINO MULTIUSO puede ser empleado para evitar el contacto del agua estancada de un abrevadero con la boca de la cantimplora pero dejando a su vez que el interior de la misma intercambie calor con el fresco chorro salido de las entrañas de la montaña en un proceso no adiabático. 



PD: El accesorio extensible de la imagen puede ser sustituido por un palo (diseño no homologado).
PD2: Actualmente disponible en color amarillo solar.

jueves, 11 de julio de 2013

Tamaño y fiereza.

Hoy, durante la excursión a La Farfada, tuvimos ocasión de comprobar la relación que hay entre fiereza y tamaño. La conclusión es clara, es inversa.

Lucía julio cálido y luminoso cuando emprendimos la marcha desde el mirador del Tombo. La ruta es corta, apenas hora y media de subida escasa. Sin embargo, está muy expuesta al sol y al calor de la caliza. Antes del bosque, los helechos ocultan peligros casi invisibles. Tras el hayedo, el premio compensa el esfuerzo. El torrente es fresco, recién salido de las entrañas de la montaña unos metros más arriba; no hay camino pero vale la pena trepar para ver la surgencia. Este año el arroyo es caudaloso como nunca y las aguas están muy frías, procedentes de un deshielo aún sin terminar.



Y allí estábamos nosotros, con los pies ora en el agua, ora en una roca cuando, al grito de ¡garrapata! el mundo se detuvo. Aimar en el cuello, Nieves en la camiseta, yo en el pantalón y Asier por partida doble, peleamos con denuedo contra el mayor y más fiero de los ácaros. A persar de mi alergia a los mismos, no dudé un instante y, en un acto de valor, generosidad y gallardía,  dejé que fuera Nieves quien se encargara de ellos. Las aves dieron buena cuenta de sus restos. O tal vez fuera de las migas del bocadillo. No lo sé. En todo caso, aquellos seres erraron su objetivo.

Degustamos unos San jacobos montañeros tras la batalla y emprendimos el regreso.

Volvía de la mano de Asier cuando, tras un recodo del bosque, los vi. Fue un instante. Dos enormes jabalíes hozaban en el sendero a apenas veinticinco metros. Nos vieron y salieron disparados en sentidos opuestos. Uno monte arriba y otro monte abajo. Al que subió lo perdí de vista enseguida. Al otro, también, pero lo escuchamos correr entre la maleza durante un buen rato. Mis bulbos capilares echaron en falta no tener nada que erizar pero sentí el escalofrío hasta la coronilla.

Demostrado queda que la fiereza es opuesta al tamaño. Así, el valor en la batalla de la garrapata no tiene parangón con el del huidizo jabalí. Mención aparte para el más grande y cobarde animal de esta entrada, que no es otro que el que suscribe.

Pd: Cabría pensar que el fino olfato de los animales les hubiera avisado de nuestra presencia, y más estando a barlovento, pero no fue así y huyeron al vernos. Supongo que por estar con el hocico en el barro. Supongo, digo, pero nos metimos de cabeza en la ducha al llegar al hostal.
Pd2: En un comienzo, los jabalíes se encontraban a treinta y cinco metros, que fueron treinta cuando lo conté al llegar. Ahora escribo veinticinco y lo dejo así, no vayan a ser mañana diez metros y alguien se asuste.

martes, 9 de julio de 2013

El clan.

El clan gusta de recorrer sus rutas habituales. Son seres de costumbres y placen de transitar por vías conocidas. A veces se aventuran por terrenos ignotos, abriendo nuevas sendas a su experiencia; hoy no ha sido el caso.

En la imagen, el macho beta refresca el agua de la manada en el frío y caudaloso Cares, empleando para ello su pulgar no oponible. Mientras, la hembra alfa prepara el alimento para el clan.

_Unga, Nga.


Pd: Unga, Nga = Agua fresca, agua buena.

lunes, 8 de julio de 2013

Cintas.

Conocía las de pelo, las de cassette, las de fútbol (tí-tá) pero no las que vimos el sábado.

Día grande de las fiestas de Collía. Los carteles anuncian una carrera de cintas a caballo. Puntuales, a las seis estamos en la campa. Caballos, castaños y bayos, montados por lugareños de torsos desnudos se preparan. En mitad del recorrido, unos carretes de hilo con cintas enrolladas, anilla y pinza. ¿Y ahora?


Tras las fanfarronadas de rigor entre centauros : "dame el kalimotxo, que así apunto mejor", "guardame el móvil que tengo un negocio de seis o siete mil euros entre manos; si llama, que espere", etc, da comienzo el juego. 

Por turnos, y con una espada de madera en las manos, los jinetes pican espuelas e intentan ensartar las anillas a galope tendido.


El porcentaje de aciertos es asombrosamente alto. Y más teniendo en cuenta que lo hacen estando de pie sobre los estribos. Cuando ya quedan pocas cintas y las anillas miran de lado, los errores aumentan. Tras la primera ronda, preparan la segunda y aprovechamos para seguir dando un paseo.

Pd: No, no había amazonas.

domingo, 7 de julio de 2013

Adaptación al medio.

Llegamos al pueblo en fiestas. Es tarde pero Asier y yo decidimos pasarnos a echar un vistazo a la campa. ¿Habrá ferias? ¿Habrá juegos? Por de pronto huele a humo, y no del malo. Nos acercamos.

Una barraca de dardos y un castillo hinchable (e hinchado) como atracción infantil. Asier se acerca a mirar el precio...



Descartado, prefiere gastarse la paga en los autos de choque de la semana grande donostiarra.

_Aita, mira. Yo me fijo en qué coche corre más, compro un montón de fichas y así ya no me bajo.

Rodeamos la carpa y, cual homínidos ancestrales, contemplamos embelesados el origen del fuego.


PD: Al día siguiente sustituimos con facilidad los hinchables por otros juegos gratuitos.


Refranero popular.

"En todas partes cuecen habas."


Y algunos las cogemos y desenvainamos.

Pd: No todo es fabes en Asturies.

Adivinanza.

Llegamos el viernes, salimos mañana pero mientras... ¿dónde estamos?

Pista 1:

_¡Oye, guaje! Cuidado con los cohetes ahora que hay caballos...
_Vale, Om.
_... y les da mas miedo el siseo que la explosión.


Pista 2:

_¿Ya fuiste por casa?
_Sí, ya estuve y dejé el pan que cogí para hoy.

Pista 3:

_¡Como me prestan estas fiestas!


PD: Estamos en Asturias.

Nota Pista 2: Ese característico uso del indefinido por el pretérito perfecto.
Nota Pista 3: Prestar = gustar.

sábado, 6 de julio de 2013

Vampirismo infantil

Estimado Sr. Pérez:

 Le escribo advirtiendo de la situación que tal vez haya llegado a sus oídos y los temores que le pueda suscitar ante la inminente visita que va usted a realizar a nuestra casa. A pesar de las declaraciones del benjamín de la familia de haberse convertido en un niño vampiro, quiero tranquilizarle a ese respecto. Nada hay de cierto en ese hecho. El rechazo al ajo es habitual en los infantes y su querencia por las morcillas no tiene más precedente que su herencia familiar, por parte de madre. El niño sigue manteniendo su gusto por mirarse al espejo y la modificación de su sonrisa es meramente circunstancial y temporal.



 Entendiendo con esta explicación sus dudas resueltas, esperamos su pronta visita.

 Un abrazo, familia Fanjul Arana.

 Pd: Cuídese, no obstante, de los gatos que rondan la casa.

lunes, 1 de julio de 2013

Calendario julio.

El sol de julio. ¡Qué recuerdos!



PD: Y una vorágine sobrinil característica de estas fechas.