www.flickr.com

domingo, 27 de octubre de 2013

Oxímoron visual.

Oxímoron: Combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido




PD: verbigracia: inteligencia militar.

lunes, 21 de octubre de 2013

Derribando mitos.

"Los donostiarras son muy serios y bastante sosos".


PD: Un sábado cualquiera; porque sí.
PD2: "Los bebés de la bulla".

domingo, 20 de octubre de 2013

Publicidad veraz.

Por si alguien se pregunta cuánto tiene de natural un yogur desnatado, en el bote pone el porcentaje.


Pd: No, no es mío.

sábado, 19 de octubre de 2013

Eclipse de luna (II).

Hace poco más de dos años, inventamos la expresión: "Tener más paciencia que un astrónomo vasco". Ayer, corroboramos nuevamente el hecho.



Se anunciaba un eclipse penumbral de luna. Menos espectacular que el total, el porcentaje eclipsado probablemente teñiría la luna de un tono anaranjado o rojizo. En la anterior ocasión se produjo temprano y cerca del horizonte, pero esta vez se retrasaría un poco, hasta las dos de la madrugada. Por fortuna, lo podríamos ver desde la ventana.Los muchachos se apuntaban; la hora no importaba.

Pasadas las diez y media los ánimos se fueron sosegando. Pusimos una película larga y esperamos. Durante la cena ya había intentado explicar el proceso del eclipse penumbral, pero dudo que terminara de hacerme comprender. El total es mucho más sencillo.

Terminados los dibujos, Aimar descansó los ojos. Y los mantuvo así hasta el día siguiente. Yo iba asomándome de vez en cuando pero, a eso de la una y con la luna llena en todo su esplendor, aparecieron las nubes. El final es tan obvio como el de una película de Disney. A las dos menos cuarto, perdida toda esperanza, nos fuimos a la cama.

Por fortuna, los ánimos siguen intactos. Otra vez será.

PD: O la otra, o la otra, o la otra,...

viernes, 18 de octubre de 2013

Cho Oyu, su primer ochomil.

La semana pasada recibí una llamada de Imanol  avisándome de que Josema daba una proyección en la casa de cultura de Okendo. Era sobre su expedición al Cho Oyu y lo apunté en la agenda de mi ordenador con un tipo de fuente 14, en negrita, y con aviso previo (lo equivalente a marcar en rojo en las agendas de antes). Y así quedó la cosa, hasta que la víspera ocurrió algo cuando menos inquietante. Quería buscar algo más de información y me conecté a la página de Donosti Kultura. Cuando estaba leyendo la reseña me llegó un correo electrónico. Era Patxi, anunciando la charla del día siguiente. Bueno, casualidad, pensé, y seguí leyendo. No había terminado cuando me llamaron por teléfono. Esta vez era Josema, quien me avisaba del evento. Reconocí las señales de los hados y supe que mucho tendría que llover para no ir. Al día siguiente, llovió.

Pero no mucho.

Una hora antes de la proyección me pasé por el aula de cultura. En la puerta vi a Josema y me acerqué a saludarle. Estaba con Arsen Itxaso, compañero suyo de expedición; Iñigo Castiñeira, que había ido al Everest y compartía proyección con ellos; y Rafa Elorza, del club vasco de camping, organizador de la cita. Como aún teníamos tiempo, nos fuimos a tomar un café (o algo) y durante un rato charlamos de montaña, cámaras de fotos y de los nervios de hablar delante de un montón de desconocidos de unas personas que se han ido al Himalaya a enfrentarse a un ochomil. Vivir para ver.

(Iñigo, Arsen, Josema y Rafa)

Ya de vuelta, nos encontramos con Patxi y con Ander, y entramos a la proyección.

Josema me había avisado hasta la saciedad de que la calidad del vídeo no era muy buena, de que las fotos estaban pixeladas, de que el sonido a veces se oía mal,... pero creo que solo él se fijaba en esas cosas. A lo que yo asistí fue al relato de una expedición por parte de unos amigos de aquí al lado para subir a un imponente ochomil. Un breve resumen de todas las ilusiones, emociones e inquietudes de unos montañeros que se lanzan a una impresionante aventura. Como ellos decían, no eran Iñurrategi ni Juanito, pero eso precisamente era lo que, para mí, tenía un valor especial. Lo habitual se ha convertido en común y ya no reconozco en las expediciones profesionales la emoción de los Herzog, Lachenal, Terray, Buhl,... Sin embargo, en ellos sí estaba presente. Como también lo estaba la mano de Josema, precisando con distancias y datos lo que veíamos en las imágenes. Poco a poco, fueron ascendiendo hacia la cima, en un desafío cada vez más difícil. Llegados al campo II se encontraron sin cuerda fija y se volvieron. Yo me volví con ellos.

Tras las proyecciones, llegó el turno de preguntas; no hice ninguna. Como le dije a Josema poco después, yo se las haría otro día, junto a un café, o una cena. Eran, son, demasiadas.

PD: Como se dice antes de hacer cima: "Pendiente queda".
PD2: En la foto falta "Harri", que formaba trío con Josema y Arsen.

martes, 15 de octubre de 2013

Avances en métodos de adelgazamineto (IV): Aplicaciones de la Física experimental.

Conservo de mi época de estudiante, ciertos conceptos de la Física experimental que aplico cuando son oportunos. Son conceptos fuera de la norma estricta y que están más cerca del sentido común que de la ciencia. Me explico. Si durante un proceso de toma de una serie de medidas, una de ellas se aleja de forma exagerada de la norma, puede ser conceptuada como "error experimental", y no ser tenida en consideración en las conclusiones del estudio. Si, por ejemplo, el periodo de balanceo de un péndulo va dando una serie de resultados del estilo: 2,25 sg., 2,35 sg., 2, 30 sg.,, 2,30 sg. y uno de ellos es, de pronto, 4,25 sg., éste puede ser achacado a un despiste debido a un chiste de Jaimito, a una preciosa compañera que entra en el laboratorio o a un estornudo inesperado (del observador o acompañante). Ese resultado no es tenido en cuenta y aquí no ha pasado nada.

Y antecedo toda esta explicación para aclarar que, durante estos últimos meses, los errores experimentales de mi báscula han tenido en suspenso la toma de datos para comprobar la evolución de mi régimen. Sin embargo, a partir de esta semana, las anotaciones ya vuelven a ser tenidas en cuenta y corroboran la pauta prevista por la teoría.

PD: Aclarar que los ejemplos empleados al explicar el "error experimental" pueden haber sido inventados para la ocasión y no tienen por qué ser autobiográficos.
PD2: El chiste no era de Jaimito.

lunes, 14 de octubre de 2013

Fuga de talentos.

Justo ahora que el ayuntamiento de San Sebastián ha prohibido la fiesta taurina, resurge la afición.


PD: A toros y vaquillas.

domingo, 13 de octubre de 2013

Llegó el otoño.

Ayer paseábamos por la Plaza Gipuzkoa. Últimamente sus soportales se han llenado de cafeterías y pastelerías y el olor es sensiblemente más agradable que antes, cuando solo había contenedores de basura y autobuses. Pero esta vez no era el aroma a café, bollos y pan lo que flotaba en el aire. Esta vez, unido al fresco de los últimos días, el olor a otoño se resistía a subir y quedaba atrapado en las capas bajas de la atmósfera, entrando en nuestras pituitarias. Y donde digo otoño, digo castañas.

El castañero ya ha desplegado su caseta y hemos estrenado estación con un puñado de dulces (y caras) castañas.



Por diversas circunstancias, este año no hemos ido a nuestra habitual excursión castañera, coincidente con el primer viento sur de octubre. Tal vez más adelante recolectemos alguna, pero todos sabemos que no será lo mismo, ni en cantidad, ni en calidad.

PD: Ni en presencia de gusanos.


sábado, 12 de octubre de 2013

Deseos incompatibles.

Canal (un número cualquiera). Hora: 21:30. Programa: Concurso infantil (vaya horario).

Una niña, Inés, responde a las preguntas de la voz en off.

_Nombre y edad.
_Me llamo Inés y tengo nueve años.
_¿Qué quieres ser de mayor y por qué?
_Quiero ser cirj... ciuja... cirujana para curar el cáncer.
_Película favorita y por qué.
_Las de Gerónimo Stilton, porque me gustan mucho los ratones.

PD: Ironías de la vida, que se dice.

jueves, 10 de octubre de 2013

Un día en el Aquarium.

Los niños salieron del "cole" acelerados; en sus manos blandían sendos folletos. Se trataba de la agenda del hiphipurri, el October children de otras ciudades. Consiste en una serie de actividades culturales que, durante el mes de octubre, se desarrollan a lo largo de la ciudad.

_¡Yo quiero ir a los tiburones!- decía Aimar mientras señalaba la página en cuestión: "Visita guiada a los tiburones del Aquarium de Donostia".

Nieves no dijo nada. No quería ponerle más nervioso, pero sabía que iríamos.

Por la tarde, llamamos para ver si había que reservar plaza.

_Nada, nada.-contestó una voz femenina. Os pasáis y ya está.

Las narices.

El sábado madrugamos como un día de labor. Nos vestimos para la ocasión y salimos temprano.


Llegamos los primeros y decidimos dar una vuelta. Para cuando volvimos, ya se estaba empezando a formar una cola. Al rato, apareció una chica por ahí.

_¿Estáis para la visita? Enseguida abrimos.

A las diez en punto abrieron las puertas (más bien las corrieron) y pasamos. La chica ya estaba dentro.

_Bueno, a ver, ¿habéis reservado todos?
_Eh... Uh... Oye, esto... que llamamos ayer y nos dijeron que no hacía falta.
_Jo, qué gente, esos no se enteran. Bueno, venga, no importa, id pagando y empezamos.

La visita estaba centrada en los tiburones (obvio con ese título). La guía nos fue llevando, a los veintitantos niños y algún adulto menos, por las distintas zonas del edificio. Empezamos por las mandíbulas, explicando los pormenores de sus tallas, alimentación y distintos grados de ferocidad, cosa del agrado del público infantil, vista la cantidad de preguntas que le hicieron (Carcharodón Megalodón, incluido) . Luego pasamos por la visita obligada del esqueleto de la ballena que, si bien no es un tiburón, sí que atrajo la atención de los niños al saber que se pescaba con txalupas no hace mucho.



Y terminamos adentrándonos en el oceanario para ver los tiburones (y demás peces) a través de las cristaleras. Cuando ya pensábamos que nos iban a enseñar un vídeo, la guía abrió una de esas puertas que siempre están cerradas y comenzó la visita a las entrañas del Aquarium de Donostia.

En este caso, las entrañas no están dentro o debajo, sino arriba. Subimos por unas escaleras y entramos en la cocina del Aquarium. Una cocina sin fuego, donde preparaban y troceaban la comida de los peces.

_¡Huele a Sushi!- dijo Aimar.

Y no le faltaba razón.

Seguimos subiendo hasta lo más alto y vimos a los buzos preparándose para la inmersión. Más tarde los veríamos dar de comer a los tiburones y mantarrayas, no sin ciertas precauciones.


Terminamos viendo las anchoas y los peces tropicales antes de darnos cuenta de que llevábamos casi tres horas deambulando en la penumbra.

Ya habíamos estado muchas veces en el Aquarium pero, ciertamente, nunca como ésta.

PD: Aunque realmente olía más a sashimi.

lunes, 7 de octubre de 2013

De buenos y malos.

"A veces los malos son los mejores, porque tienen cosas más chulas". (Aimar)

PD: La verdad es que no pude decirle que no. Verbigracia, el Doctor Infierno, el Duende verde, Lex Luthor,...
PD2: Bueno, salvo Batman, pero ese siempre anduvo en el filo del bien y del mal.

domingo, 6 de octubre de 2013

Libre albedrío.

_Aita, ¿a nosotros quién nos maneja?- pregunta Aimar.
_¿Cómo que quién nos maneja?, ¿como una marioneta, dices?
_Sí, quién hace que nos movamos.

De bruces con el libre albedrío.

Pd: Porque supuse que no se refería al libre mercado.


martes, 1 de octubre de 2013

Calendario octubre.

De un tronco se pueden sacar miles de palillos...



... y con un palillo lo que se queda entre los dientes.

PD: Lo que se haga después forma parte de los buenos modales de cada uno.
PD2: "¡Hala!" y "¡Mira, mira!", han de ser evitados a toda costra.